EFEMontevideo

El Ministerio de Interior y la Policía Nacional de Uruguay presentaron hoy tres nuevos helicópteros estadounidenses que reforzarán la flota de la Unidad Aérea de las fuerzas de seguridad y "mejorarán el patrullaje, la vigilancia y los operativos de tierra", según explicó el ministro, Eduardo Bonomi.

Las tres aeronaves que se incorporarán a la Unidad Aérea, que ya cuenta con drones y dos aviones, son del modelo Robinson 44 Raven II, similares a los que utiliza la Policía de Los Ángeles en Estados Unidos, y cada uno de ellos costó a las autoridades unos 500.000 dólares.

"Tienen los instrumentos policiales y son todos instrumentos para controlar la tierra, para mejorar el patrullaje, la vigilancia y los operativos de tierra", declaró Bonomi durante el evento que tuvo lugar en los hangares del aeropuerto de Carrasco, en Montevideo.

En este sentido, el ministro hizo hincapié en que las aeronaves reforzarán las tareas de los operativos policiales en tierra, y que en ningún momento servirán para el control aéreo, que le corresponde a las Fuerza Aérea uruguaya.

"Nosotros no queríamos controlar aire, queríamos controlar la tierra desde el aire, incorporar una dimensión más de control que fortalece el control de tierra", dijo.

"Para nosotros es un orgullo y para Policía creo que es un día histórico (...). Creo que era un anhelo de los policías", añadió.

El Ministerio de Interior contaba con la intención de incorporar las aeronaves a la Policía desde el año 2010, algo que ha cumplido casi siete años después luego de discusiones en el Parlamento y consultas a países como Estados Unidos, España, Argentina o Rusia, que también utilizan estas máquinas como refuerzo a sus unidades policiales.

Asimismo, el sistema de vigilancia policial, que actualmente sólo está instalado en una de las máquinas, tuvo un costo adicional de casi otros 500.000 dólares.

Este equipamiento consiste en un foco de largo alcance, seguimiento infrarrojo, sistema de vuelo automático para las persecuciones y cámara de grabación.

Las máquinas serán pilotadas por 9 policías que estarán disponibles las 24 horas y que han recibido entrenamiento específico para desempeñar la labor de pilotos.