EFEMadrid

El ministro de Economía chileno, Luis Felipe Céspedes, afirma que Chile apuesta por la innovación como motor de su crecimiento, ya que es uno de los países con mayor gasto público en I+D+i, y animó a los empresarios españoles a participar.

En declaraciones a Efe el ministro chileno dijo que la innovación es un factor que tienen en común con la mayoría de las empresas españolas, que cree que se pueden beneficiar del gasto público chileno en Investigación, Desarrollo e Innovación, que supone tres cuartas partes del total, mientras que en Europa la mayor parte de esa inversión procede del sector privado.

Durante su estancia en España Céspedes se reunió con cerca de medio centenar de empresas españolas, entre ellas Repsol, Grupo Sacyr, Acciona Energía y Telefónica, a las que explicó las oportunidades de negocio del país.

Céspedes enfatizó el alto potencial de crecimiento de sectores como el de la energía solar, la minería, el turismo, el agroalimentario y la construcción.

"En Chile podemos aprovechar no solo un recurso natural como es el sol, sino que podemos utilizarlo como plataforma para crear tecnología, podemos generar energía renovable a precios muy competitivos", afirmó respecto a la energía solar.

También se mostró ambicioso a la hora de transformar la industria del cobre, que sufrió una intensa caída en los últimos años y afectó a la desaceleración de la economía chilena.

En este sentido, dijo que uno de las principales desafíos del Gobierno chileno es generar un crecimiento sostenido que permita estar menos sujetos a los vaivenes del precio del cobre, del que Chile es primer productor mundial.

"Estamos lanzando un programa de innovación que permite comenzar a pensar en una minería sostenible, en un cobre verde", apuntó.

En su opinión, el país debe aprovechar sus recursos naturales para impulsar una transformación productiva de la economía más orientada a la innovación.

A modo de ejemplo, el ministro aludió a la transición de la industria agrícola hacia un enfoque más tecnológico enfocado en la producción de los denominados "alimentos funcionales" o "superalimentos".

Asimismo, subrayó las características fiscales y burocráticas de Chile, que le convierten -dijo- en un país abierto y comprometido con el libre comercio, que trabaja para sancionar "drásticamente a quienes se alejen de las reglas básicas del funcionamiento de los mercados".

Céspedes también comentó la adhesión de Chile a la Red europea de innovación Eureka, que ve como una "tremenda oportunidad" para crear mayores niveles de innovación en las empresas chilenas.

"Cuando hablamos de innovación, hablamos de colaboración, hablamos de la posibilidad de que nuestras empresas colaboren con empresas europeas y enfrentar desafíos productivos, donde la innovación es fundamental", agregó.