EFEAsunción

Un grupo de científicos estadounidenses estudiará la situación del Bosque Atlántico de Alto Paraná, en el este de Paraguay y en la frontera con Brasil, para analizar sus ocho áreas protegidas y establecer unas líneas de actuación para preservarlo, según anunciaron hoy en Asunción.

El Bosque Atlántico de Alto Paraná se extiende por más de 1,7 millones de hectáreas de distintos departamentos de Paraguay, aunque también abarca territorio brasileño y argentino, y se caracteriza por sus especies autóctonas, tanto de mamíferos como de aves, así como por su diversidad botánica, con el pino paraná o el tajy, árbol nacional de Paraguay.

No obstante, hasta el momento no existen unos indicadores comunes para comparar la conservación o desaparición de la fauna y la flora del bosque.

"Sistemáticamente es la primera vez que se hace. Uno de los principales problemas que tenemos a nivel mundial es que hay estudios aquí y allá, con cualquier indicador, pero no son metodológicas comparables en el tiempo", explicó a Efe el director del Instituto de la Biología de la Conservación del Instituto Smithsonian, Francisco Dallmeier.

El establecimiento de unos estándares comparables es el objetivo de los científicos del Instituto Smithsonian que se han trasladado a Paraguay y que prestarán apoyo a los expertos de la represa Itaipú Binacional, que puso en marcha el proyecto y hoy lo presentó a los medios.

La misión de los biólogos estadounidenses en el país suramericano se prolongará durante dos semanas, pero el estudio de las ocho áreas protegidas llevará más tiempo.

"Habrá resultados dos o tres meses después de analizar cada una de las áreas, o sea, que en dos años o dos años y medio podremos tener resultados", avanzó Dallmeier.

En la investigación se mezclarán "técnicas típicas biológicas con técnicas modernas", como la grabación de sonidos ya que "con los sonidos del bosque se puede saber qué animales hay en periodos secos, lluviosos...", agregó.

Una vez concluido el estudio, los expertos propondrán una serie de acciones a las autoridades para que protejan a las especies de fauna y flora que existen, reduzcan las invasores y contribuyan a la expansión de las que están desapareciendo.

Por su parte, el director de Coordinación Ejecutiva del lado paraguayo de Itaipú, Pedro Domaniczky, precisó que el trabajo con los expertos del Smithsonian no se limitará solo al bosque atlántico, sino que los paraguayos aprovecharán estos conocimientos para aplicarlos a la preservación de otras zonas del país.

Para Domaniczky, este estudio servirá para "establecer una hoja de ruta de cara a 2050" y ayudará a cumplir con el "el gran desafío que es ese equilibrio entre preservación y desarrollo".