EFESeúl

La vicepresidenta segunda de Perú, Mercedes Aráoz, defendió hoy en Seúl la necesidad de preparar a las pymes de su país para afrontar la llamada cuarta revolución industrial, la cual cree que va a requerir de un enfoque "muy humanista" para no generar desigualdad.

"Esta revolución tiene que verse como algo que no va a reemplazar al ser humano, sino que más bien que le va a hacer la vida más cómoda", explicó Aráoz en una entrevista con Efe tras su participación en el foro Corea del Sur-Latinoamérica.

La vicepresidenta realizó hoy el discurso inaugural en la cita, que este año se centra en la llamada cuarta revolución industrial, que permitirá nuevos modelos de automatización y producción gracias a avances como la inteligencia artificial, el Internet de la cosas o la computación en la nube.

"Los riesgos de este proceso son latentes: la posibilidad de que las máquinas puedan sustituir a los humanos o la inteligencia artificial reemplace a muchas profesiones nos pone en riesgo a los países de América Latina", afirmó Aráoz.

"Para estar en la ola de este cambio tecnológico tan fuerte tenemos que preparar a nuestras pequeñas y medianas empresas y por eso tenemos que mejorar su productividad", añadió.

Para lograr esto, Aráoz consideró que se necesitan instrumentos de crédito o de innovación que puedan hacer crecer a estas pymes y que generen empleo usando la tecnología como herramienta.

La cooperación en materia tecnológica ha sido fundamental durante la visita de cuatro días de Aráoz a Corea del Sur, especialmente en terrenos como la telemedicina o la digitalización de la administración pública a raíz del memorando de entendimiento firmado por ambos países el pasado junio en este último apartado.

La política peruana señaló como fundamental fomentar el uso de las tecnologías de la información y trabajar con Gobiernos regionales y locales para poder brindar servicios públicos a aquellos ciudadanos sin acceso a ellos.

El perfecto ejemplo, dijo, es el programa de telemedicina acordado por los ministerios de Sanidad de ambos países y el hospital Gil en Incheon (al este de Seúl), el cual Aráoz visitó durante el viaje.

La intención es ampliar este programa que ya se aplica en centros hospitalarios de Lima a la Amazonía peruana "donde viven comunidades muy alejadas de las grandes poblaciones y que solo pueden acceder a hospitales tras varios días de viaje a través de los ríos".

"La telemedicina ayudaría a que tuviéramos una presencia gubernamental real y viva y que el ciudadano ahí pueda tener atención de salud, tanto al nivel más básico y más urgente como es la salud materno infantil, como también para atender enfermedades infecto contagiosas", argumentó Aráoz.