EFEMontevideo

El cable submarino de fibra óptica que conectará la ciudad uruguaya de Maldonado con la brasileña de Santos y que mejorará la conexión de banda ancha entre EE.UU. y el Cono Sur funcionará a finales de 2017, dijo hoy el presidente de la empresa pública uruguaya de telecomunicaciones (Antel), Andrés Tolosa.

"Van a estar listos los dos tramos, de Uruguay a Brasil y de Brasil a Estados Unidos, entre mediados y finales de 2017. El próximo año ya va a estar funcionando el cable submarino hasta Estados Unidos", aseguró el dirigente, que hoy participó en Montevideo del lanzamiento de un torneo nacional de videojuegos.

En cuanto a la importancia del proyecto, acordado con la compañía estadounidense Google, Tolosa señaló que otorga a Uruguay una "conexión directa" a donde considera que se encuentra "el centro de Internet", en referencia a Estados Unidos.

"Hoy no tenemos una conexión directa, sino que vamos por otros países y eso (el cable submarino) nos da una soberanía en lo que es la independencia desde el punto de vista de conexión directa y de los costos", destacó el presidente de Antel.

"Vamos a tener un cable propio y ya no dependemos de los precios fijados por otros proveedores", añadió.

Este cable tiene una longitud de 2.000 kilómetros y seis pares de fibras y aumentará el ancho de banda total de los sistemas existentes de cables submarinos hasta alcanzar los 90 terabits por segundo, alrededor de 15 millones de veces más rápido que un módem de cable normal.

Tolosa también habló acerca de la construcción del centro de espectáculos denominado "Antel Arena" -en Montevideo-, del que dijo que el cronograma de las obras se está cumpliendo y se espera que esté finalizado a mediados de 2018.