EFEMadrid

Los reyes han dado hoy el pistoletazo oficial a la 40 edición de ARCO, la feria de arte contemporáneo más importante de España, que se celebra este año de manera excepcional en verano por la pandemia y con un formato más pequeño.

Los reyes han vuelto a ARCO un año después. La feria salvó su edición de 2020 apenas dos semanas antes del confinamiento. Este año ARCO es más pequeño, no cuenta con país invitado ni un tema y solo asisten 130 galerías -frente a más de 200 en 2020-.

La arquitectura también es muy diferente: los pasillos son más amplios, se ha reducido el aforo al 50 por ciento y hay controles de temperatura a la entrada y salida de los pabellones.

Don Felipe y doña Letizia han recorrido un año más los pabellones 7 y 9 de Ifema, acompañados por el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, y la directora de ARCO, Maribel López. Han saludado además al presidente del Comité Ejecutivo de Ifema, José Vicente de los Mozos.

Los reyes han visitado las galerías veteranas españolas como Leandro Navarro, donde se han detenido ante la obra de Carmen Laffón, que ha hecho una serie esculturas sobre las salinas de Cádiz, su tierra, para la feria en línea con sus últimos trabajos.

También se han parado en una de las más importantes galerías francesas, Thaddeus Ropac, y en Helga de Alvear, una de las galeristas más veteranas, que acaba de abrir su museo en Cáceres y que, siempre espontánea, ha saludado efusivamente a los reyes.

Los monarcas han hecho un alto en “Remitente”, un espacio fuera del recorrido programado y que es una excepción este año en la feria. En él se exponen una pequeña selección de obras de las galerías latinoamericanas que no han podido venir por la pandemia.

La participación en ARCO ha caído este año drásticamente por la pandemia, aunque la presencia internacional se ha mantenido en la mitad. De la representación extranjera, los reyes han visitado la galería portuguesa Pedro Cera, donde han saludado a su director, Pedro Manuel Araújo Cera, y a la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Lisboa, Catarina Vaz.

El recorrido de los reyes ha comenzado en el stand de El País, donde han mantenido un breve encuentro con el pintor Juan Uslé -protagonista del stand-; Carlos Nuñez, presidente ejecutivo de Prisa; Rosauro Varo, vicepresidente del grupo mediático y otras autoridades.

En el pabellón 7, don Felipe y doña Letizia han visitado Senda, una galería catalana, y se han detenido ante “Terracota”, el proyecto de Carla Cascales, una joven artista catalana que trabaja sobre la conexión con la tierra con piedras de distintos puntos de la geografía española.

La obra de la catalana está enmarcada en “Proyectos de artista”, una iniciativa de la feria que muestra obras de artistas en solitario y que este año está destinado exclusivamente a creadoras, con el objetivo de incentivar el número de mujeres presentes en la programación.

Cascales, que les ha explicado a los Reyes en persona su obra, ha señalado a Efe que esta iniciativa de la feria “es un pequeño trampolín” para que las creadoras sean conocidas y puedan seguir trabajando.

Los reyes han finalizado su recorrido en Opening, el espacio dedicado a las galerías más jóvenes y en el stand del diario El Mundo, donde han podido ver la obra de Soledad Sevilla y han saludado a Stefania Bedogni, directora general y consejera de Unidad Editorial, y Francisco Rosell, director de El Mundo.

ARCO levantó ayer el telón de su 40 edición, un aniversario que debía haber celebrado por todo lo alto, pero se ha visto obligado a posponer los festejos al año que viene, cuando las condiciones sean más favorables.

Su programación excepcional tiene este año un día más dedicado a los profesionales y se prolongará hasta el domingo. El fin de semana estará dedicado al público general, aunque se prevé menos multitudinario que años anteriores por las restricciones de aforo y las fechas veraniegas. EFE

csr/jls

(foto)(vídeo)(audio)