EFEGirona

La concentración que unos trescientos independentistas mantenían desde primera hora de la mañana ante el cuartel de la Guardia Civil de Girona con motivo del segundo aniversario del 1-O se ha desplazado a las puertas de la Subdelegación del Gobierno.

Tanto las dependencias policiales como las gubernamentales se encuentran protegidas por un cordón de los Mossos d'Esquadra, que mantiene alejados a los manifestantes.

El desplazamiento de uno a otro punto de la ciudad se ha llevado a cabo a pie y, en el camino, se han volcado algunos contenedores de basura.

Uno de los concentrados ha sido identificado por los Mossos d'Esquadra después de que se hayan lanzado huevos con pintura contra los agentes y el cuartel de la Guardia Civil.