EFERedacción Internacional

Agencias de noticias de diez países, incluida EFE, han colaborado en un proyecto mundial de investigación sobre el tráfico de migrantes, un negocio multimillonario que no deja de crecer junto al flujo de seres humanos que escapan de países en guerra o condenados al subdesarrollo.

"Una industria levantada sobre la miseria humana" es el título del primer proyecto Minds Global Spotlight, que pretende, efectivamente, poner en primer plano mundial un drama que ha dejado de ser noticia, salvo cuando un naufragio causa la muerte de varios cientos de personas y ha podido ser documentado gráficamente.

O si es un niño como los nuestros, bien vestido y muerto en una playa.

De la veintena de agencias miembros del consorcio Minds International, diez han sumado esfuerzos para investigar conjuntamente quiénes son los cientos de miles de seres humanos que se juegan la vida cada año para abandonar sus países, de qué huyen, por qué la mayoría se ven arrojados como una mercancía más a las garras del negocio del tráfico ilegal.

También han analizado los peligros que asumen en las distintas rutas, desde la extorsión y explotación de las redes del tráfico, a los propios de cruzar desiertos, ríos fronterizos o la ruta más mortífera: la que hoy transita por el Mediterráneo.

Y han hablado con expertos en Migración y responsables políticos de las soluciones aplicadas en lo que va de siglo por los países receptores o puerta de entrada a continentes más prósperos y seguros, como España, México, EEUU, Italia o Grecia, Austria y Australia.

Muchos migrantes sólo buscan un trabajo y una vida mejor, pero muchos más buscan sencillamente seguir vivos y topan con un mundo desarrollado que llama inmigrantes a los que nunca consiguieron llegar y refugiados a aquellos a los que no dará asilo.

"Parece que nadie ha encontrado una respuesta a esta crisis humanitaria", concluye en un comunicado el equipo editorial a cargo del proyecto. "Se requiere presión sobre los Gobiernos para que colaboren a arreglar este desastre".

"Los periodistas del proyecto Global Spotlight descubrieron que blindar fronteras no ha solucionado el problema sino que ha desplazado el sufrimiento y condenado a vidas en el limbo a hombres, mujeres y niños desesperados", añade.

La Agencia EFE ha puesto su esfuerzo, principalmente, en el continente donde destaca por potencia informativa, América, dice su director de Internacional, José Manuel Sanz.

Su contribución al proyecto incluye reportajes multimedia, crónicas y artículos de fondo sobre la situación del Triángulo Norte, la violencia que asumen sus emigrantes en el cruce por México, las rutas del tren de carga bautizado como La Bestia, las desapariciones en el camino o en la frontera con EEUU y el muro que, todavía sólo como promesa, está conteniendo el flujo migratorio hacia el norte del continente.

Junto a ella han participado la australiana AAP, la francesa AFP, la italiana ANSA, la austríaca APA, la checa CTK, la alemana DPA, la portuguesa LUSA, la suiza SDA y la finlandesa STT.

"No se ha tratado de competencia, de obtener beneficios o de forjar imagen de marca. Se ha tratado de gente que hace noticias haciendo un bien colectivo" con alcance mundial, describe el proyecto el director ejecutivo del consorcio Minds, Wolfgang Nedomansky.

El medio centenar de textos (de los que Efe enviará una selección a partir de las 00.00 GMT de hoy por sus líneas en español e inglés), apoyados por vídeos, fotos e infografías, dan forma también al sitio web www.mindsglobalspotlight.com, en una primera versión en inglés.

La iniciativa sale a la luz en el décimo aniversario de Minds, una red internacional de agencias enfocada en el desarrollo digital de sus miembros, que comparten su conocimiento y experiencia y se han comprometido a desarrollar conjuntamente productos y proyectos estratégicos como el que ahora ve la luz.

Los periodistas de agencia buscan todos los días su espacio en páginas impresas o digitales de periódicos, revistas o medios en la web, en boletines de radio e informativos de televisión, y saben bien que del flujo de informaciones que trabajan sólo unas pocas llegan al destinatario final: la ciudadanía.

Con este y con los proyectos por venir de Global Spotlight, "agencieros" de todos los continentes seguirán buscando que no queden en el olvido historias como la de la joven nigeriana Miracle, que cree que en Europa somos "todos buenos, como Jesús" aunque fue rescatada de las redes de prostitución en Italia.

O como la de Horacio, deportado de EEUU y solo en El Salvador, de donde huyó toda su familia tras ser amenazada de muerte por las bandas criminales en que se han convertido las "maras" (pandillas).

Julia R. Arévalo