EFEMadrid

El madrileño Alfonso Pérez Muñoz, integrante de la selección española que ganó el oro en Barcelona'92, reconoció en una entrevista con EFE que aquel equipo "quedará para la historia", porque lograr un metal olímpico en el fútbol "es una oportunidad en tu vida y es muy difícil repetir".

El delantero, que jugó en el Real Madrid, el Barcelona y el Betis, entre otros clubes, recordó 25 años después cómo fue su experiencia olímpica, en la que le impactó mucho el encendido del pebetero con la flecha lanzada por Antonio Rebollo y también la expectación por el fútbol, sobre todo en la final contra Polonia (2-3) jugada en el Camp Nou lleno de banderas españolas.

- Pregunta (P): ¿Se acuerda de la final?

- Respuesta (R): Me acuerdo de un ambiente en el Camp Nou con todas las banderas españolas impresionante, era increíble. Hubiese sido más chocante jugar una final olímpica ahora, pero para nosotros era el evento más importante que habíamos jugado. Había compañeros en otras modalidades que habían ganado el oro como Fermín Cacho, pero para nosotros era un éxito importantísimo con lo que suponía el fútbol en España.

- P: ¿Pensaba que tenían posibilidades de ser oro?

- R: Teníamos un buen equipo, pero históricamente la selección no había cosechado grandes títulos, no es como ahora. Éramos la selección olímpica, aunque siendo jóvenes teníamos la experiencia de estar en clubes como Real Madrid, Barcelona o Atlético y competíamos al máximo nivel, pero en una competición de éstas no sabes cómo puedes quedar, aunque por eliminatorias tuvimos suerte.

- P: ¿Se acuerda del gol definitivo?

- R: Sí, fue un momento muy especial. Una superexperiencia, aun ya sabiendo que teníamos la plata, pero no es lo mismo.

- P: De aquel equipo con los años han salido muchas cosas...

- R: Sí, han salido grandes jugadores y grandes entrenadores. Esa selección quedará para la historia y el recuerdo, como el de otros compañeros. Nosotros a nivel olímpico es lo máximo que hemos podido ganar. En nuestro caso deportivamente es el trofeo más importante, aunque hayamos ganado la Copa o la Liga. y tiene más importancia para mí casi que ganar una Champions. La Liga de Campeones la puedes ganar todos los años, pero seguramente no tengas más medallas de oro olímpicas. En el caso del fútbol es muy difícil poder repetirlo, es una oportunidad en tu vida.

- P: ¿Mantienen contacto con frecuencia?

- R: Después de tantos años creo que solo en una ocasión nos hemos podido juntar todos.

- P: Pero la vivencia es inolvidable ¿no?...

- R: Sí, el único inconveniente es que la sede de fútbol estuvo en Valencia y, aunque fuimos a la inauguración y a la clausura, tuvimos la mala suerte de que jugamos allí y no vivimos el ambiente de la villa, con deportistas de todo el mundo.Todos los partidos fueron prácticamente allí, salvo la fina. Vivimos una olimpiada paralela en Valencia. Allí también tuvimos el respaldo de la gente, pero nos perdimos el ambiente olímpico.

- P: ¿Habría sido muy distinto estar en la villa?

- R: Sí, habría sido bueno o no, porque allí había mucho desmadre de mucho tipo y gente de muchos países conociéndose. Lo bueno es concentrarte en lo que vas a hacer y en Valencia estábamos más resguardados.

- P: ¿Tiene algún recuerdo de la inauguración?

- R: Sí, salimos todos como caballos por la pista, saludando a todo el mundo, un poco a nuestra bola. Dimos la vuelta hasta que nos colocamos en el centro, pero te ibas cruzando con atletas de otros países. Me impactó el lanzamiento de la flecha para encender el pebetero, yo estaba nervioso y pensaba que como no le diera con la flecha iba a quedar fatal.

- P: ¿Qué cambió en el deporte español con Barcelona'92?

- R: El deportista español es un perfil competitivo, mira si hay países en el mundo y al final siempre hay un español compitiendo para ser número uno en tenis, badminton o automovilismo... Siempre hay un españolito de turno superando a grandes campeones, por lo competitivos que podemos ser, por la mentalidad y la profesionalidad del deportista español.