EFEMadrid

El presidente de la Agencia EFE, Fernando Garea, ha querido zanjar hoy "una deuda histórica" y homenajear a los exiliados, los represaliados y los vencidos de la Guerra Civil, a quienes ha pedido perdón por ignorarles y no ocuparse de ellos hace 80 años cuando era un instrumento de propaganda franquista.

Garea ha transmitido este mensaje en presencia de Felipe VI durante el acto de entrega de los premios internacionales de periodismo Rey de España celebrada en la Casa América de Madrid con la asistencia del ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell y otros miembros del Gobierno.

La ceremonia de la 36 edición de los premios internacionales y del 15 galardón Don Quijote, convocados por EFE y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid), coincide este año con el 80 aniversario del final de la Guerra Civil y de la fundación de la agencia pública.

Garea ha recordado que EFE nació como una herramienta de propaganda franquista que "olvidaba" a una parte de la guerra y a los perseguidos por la dictadura.

"Es el momento de que EFE aproveche la oportunidad para zanjar una deuda histórica y rinda tributo a los exiliados, a los represaliados y a los vencidos de la Guerra Civil. A aquellos de los que no se ocupó e ignoró hace 80 años, cuando España era un país negro, sin más color que el rojo de la sangre de muchas y muchos", ha proclamado el presidente de la agencia.

En su opinión, aquel colectivo "olvidado y proscrito por todas las instituciones" también lo fue por "aquella agencia EFE que sólo hablaba de los vencedores", ha proseguido.

"También es momento de aprovechar para pedirles perdón y recordarles", ha añadido Garea, cuyo mensaje ha recibido una fuerte ovación.

Se ha congratulado de poder entregar el premio de radio al serial "Vidas enterradas", emitido por la Cadena SER en junio del pasado año sobre testimonios de víctimas del franquismo, y de que al acto hayan asistido algunas de esas personas.

Garea se ha felicitado de que la actual España "no tenga nada que ver" con la de hace 80 años y que EFE sea hoy en día una agencia "respetada por el mundo" de la que "todos pueden sentirse orgullosos".

El presidente de la agencia pública, que llegó al cargo en julio del pasado año, ha subrayado que EFE está inmersa en un proceso de cambio con el objetivo de ser un proveedor de contenidos que utilice como base "el prestigio conseguido durante décadas" por la tarea de miles de periodistas.

Algunos de los trabajos premiados son, según Garea, ejemplo de las nuevas formas de hacer periodismo y también de "ejercer la democracia", al "poner la luz sobre poderes sin control" y hacer de contrapeso a estos.

"Los procedimientos, las nuevas tecnologías y los formatos son importantes, pero sin las famosas uve dobles, las tres fuentes y sin el contraste y sin el rigor no hay periodismo", ha puntualizado.

En este proceso de cambio del periodismo, ha defendido la labor de verificación para combatir los bulos y las noticias falsas, en el caso de EFE, manteniendo "el compromiso de neutralidad" a la que está obligada como medio público.

En la lucha contra la desigualdad en la debe participar también el periodismo, el presidente de la agencia ha pedido desterrar determinados términos y estereotipos al hablar de ámbitos como el combate contra el machismo o la inmigración.

Garea ha reivindicado el periodismo y la labor de sus profesionales después de años "sometidos a sacrificios de todo tipo, de desprecio a su labor y, quizá, también en algunas dejaciones" de los propios medios que son precisas "admitir y corregir".

"Hagamos que entre todos el trabajo o el oficio de periodista se dignifique, tras una etapa de pesadilla, de precarización o de eliminación de referentes en las redacciones", ha animado.

Con los premios internacionales de periodismo, Garea ha reafirmado la vocación de EFE como agencia internacional volcada especialmente en América Latina y la proyección de lo que es el idioma español.

Junto al rey y a Borrell, han asistido al acto la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, y los ministros del Interior, Fernando Grande-Marslaska; Justicia, Dolores Delgado, y la de Sanidad, María Luisa Carcedo.

También han estado la directora de la Aecid, Aina Calvo, y la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, entre otras autoridades.