Publicidad
  • Infraestructura, motor de desarrollo en un México con mejores perspectivas
  • México, 25 ene (EFE).- El desarrollo de infraestructura es esencial para el crecimiento de un México que da señales de mayor vitalidad, pese a la incertidumbre que rodea la renegociación del TLCAN, señalaron hoy expertos en un foro organizado por la Agencia Efe y la española Acciona.

    "Aún sin el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la integración continuará hacia adelante", apuntó el director general del Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), Alfredo Vara, confiado en que el libre comercio es inevitable y la relación entre Canadá, México y Estados Unidos es prueba de ello.

    En su presentación, la primera del simposio "Infraestructuras en México: retos, oportunidades y casos de éxito", Vara subrayó la importancia de detonar inversión en infraestructura en el país, pues es clave para el crecimiento económico y, además, se relaciona directamente con el producto interno bruto (PIB) per cápita.

    En este sentido, México se encuentra en un punto medio a nivel global en índices de competitividad e infraestructura, por lo que las posibilidades de mercado son crecientes.

    Vara, que defendió el papel de la banca de desarrollo para financiar proyectos de infraestructura, se mostró optimista con el desarrollo de México, luego de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ajustara esta semana al alza la previsión de crecimiento para el país hasta el 2,3 % para este año y hasta el 3 % en 2019.

    Esta tónica -la de la apuesta por la inversión y el optimismo creciente hacia México- se mantuvo a lo largo del coloquio por parte del resto de ponentes.

    El director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Federico Patiño, aseveró que el TLCAN, en vigor desde 1994 y actualmente en renegociación, debe actualizarse en varios capítulos porque cambió "la forma de operar en el mundo".

    Contundente, consideró que el TLCAN es "irreversible" y apostó por una "gran modernización" que contente a las tres partes.

    Tomando como ejemplo el nuevo aeropuerto capitalino, la obra magna de la actual administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018), insistió en la necesidad de infraestructura y la inversión público-privada.

    Sobre este proyecto con un costo aproximado de 186.000 millones de pesos (unos 10.000 millones de dólares), destacó que es indispensable ante la saturación del actual aeropuerto.

    De no construirse el nuevo aeródromo, al no captar la demanda creciente, esto impactaría en el 3,3 % del PIB mexicano.

    A su vez, el director general de Acciona Infraestructuras en México, Sergio Ramírez, reivindicó el papel de la iniciativa privada en el desarrollo social del país.

    La firma, que participa en la construcción de la terminal del nuevo aeropuerto en consorcio con ICA y Carso y la también española FCC, explicó que invierte anualmente 300 millones de dólares en el país, donde no quiere ser vista solo como una constructora.

    En todas sus obras realizadas en territorio mexicano, Acciona realiza un estudio de impacto social y desarrolla proyectos de reforestación y apoyo social a las comunidades, afirmó el representante de esta firma con 40 años en México.

    Acciona tiene grandes proyectos en los principales negocios de la compañía - Infraestructuras, Energía, Agua, Inmobiliaria y Servicios- en México, uno de los tres lugares donde más invierte la multinacional.

    El director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Roberto Ramírez de la Parra, explicó en su turno de palabra que México enfrenta un doble reto: el cambio climático y la desigualdad hídrica que hay en México.

    El país es rico en lluvia, pero dos terceras partes de las precipitaciones acontecen en el sureste del país, cuando la mayor parte de la población y el PIB se genera en el centro y norte.

    Para enfrentar esta problemática, el país ha de apostar en obras de tecnología e infraestructura. Por ejemplo, con la captación del agua pluvial, la tecnificación del campo o la desalinización en zonas más áridas.

    Finalmente, dijo que es falso que el Ejecutivo busque privatizar el agua, aunque remarcó la necesidad de la participación de la iniciativa privada para desarrollar la infraestructura en el sector.

    El director general Carreteras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Clemente Poon Hong, remarcó que el país se sitúa en la posición 51 de índice de competitividad y el 57 en calidad de sus infraestructuras, según el Foro Económico Mundial.

    "Nuestro reto es mejorar estos lugares y bajar de los primeros 20 lugares", aseveró.

    Martí Quintana

Publicidad