Publicidad
  • Manuel Valls: La Justicia alemana debe entregar a Puigdemont
  • -Hay políticos presos, pero no hay presos políticos.

    -Si se rompe un Estado, una nación como España, se rompe Europa.

    -No tiene sentido una Cataluña sin España, ni una España sin Cataluña.

    -Los dirigentes separatistas se han vuelto antieuropeos.

    El ex primer ministro francés Manuel Valls ha defendido hoy la democracia y la unidad de España en su intervención en el EFEForo Líderes, en la que ha considerado que la Justicia alemana debe entregar a España al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont para que sea juzgado.

    La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha sido la encargada de presentar a Valls, a quien ha agradecido que haya dedicado su energía y su "prestigio personal" al servicio de la libertad y de la "convivencia armónica" entre los catalanes ante el proceso independentista.

    Santamaría ha advertido contra la "fuerza desintegradora del nacionalismo" y de quienes, en muchos Estados de la Unión Europea, quieren imponer "movimientos antiguos, cerrados, excluyentes" incapaces de hacer frente a los desafíos del siglo XXI.

    Algo en lo que también ha coincidido Valls, quien ha afirmado que "lo más peligroso" son los populismos, los partidos antisistema y el separatismo y ha apuntado que, si la cuestión es democracia contra populismo, "la responsabilidad es gobernar desde el centro".

    Durante su participación en este foro de debate de la Agencia EFE, patrocinado por Globalia, Valls se ha pronunciado en varias ocasiones sobre el conflicto independentista y ha sido contundente al considerar que la Justicia alemana no puede adoptar otra decisión que no sea entregar a España a Puigdemont.

    Para Valls está claro que el Gobierno alemán o el francés habrían actuado igual que el español ante la extrema gravedad del reto independentista y ha insistido en que la euroorden está para afrontar desafíos como el de Cataluña, por lo que la justicia alemana, o la belga, no tienen más remedio que cumplirla con todas las consecuencias.

    Valls es "optimista" ante la decisión que pueda adoptar la justicia alemana y ha alertado de que si otras regiones siguen el camino de Cataluña y se "rompe" Europa, el continente volverá a la situación previa a la II Guerra Mundial, algo que ha instado a los los jueces alemanes a tener en cuenta en su decisión.

    El ex primer ministro francés también ha dejado claro que una democracia "hay políticos presos pero no hay presos políticos" y ha subrayado que una opinión política se puede defender pero ir contra el Estado de derecho tiene "consecuencias judiciales y, por supuesto, "no puede haber exiliados políticos".

    En España "no hay exiliados políticos", ha aseverado, y la justicia tiene que tratar el tema de Puigdemont "desde este análisis y con esos valores".

    Valls ha reconocido que en Francia y en Europa, en general, se tardó en entender el problema en Cataluña y el hecho de que era "un desafío para toda la UE", no solo para el país, y ha advertido de que "si se rompe un Estado, una nación como España, se rompe después Europa".

    Por eso, se ha implicado en este debate y ha tomado postura frente al desafío independentista, ha dicho, y ha constatado: "Una Cataluña sin España y una España sin Cataluña, eso no tiene sentido".

    Una solución separatista para Cataluña "no es posible", según Valls, por lo que ha mostrado su confianza en que habrá una "solución política" del conflicto soberanista, una "llave" que no puede ser ir contra el Estado de derecho.

    Además, ha reprochado que los dirigentes independentistas se han vuelto antieuropeos, ya que "el nacionalismo es siempre pequeño" y no es la misma cosa que el patriotismo."Se puede ser patriota y amar a Europa, no se puede ser nacionalista y amar a Europa", ha asegurado durante este encuentro.

    Sobre la solución política, Valls ha considerado que "hay mucha gente para construirla", pero no ha querido ahondar más en esto, aparte de indicar que es labor de los partidos políticos que deben actuar "con responsabilidad y voluntad de reflexión" para buscar esta solución "juntos".

    Y finalmente, ha advertido de un "peligro", el de que los jóvenes independentistas puedan ver en la violencia "una solución" al darse cuenta de que su proyecto ha fracasado y que están "en un callejón sin salida" aunque, frente a este riesgo "el miedo en una democracia no es posible", ha aseverado.

Publicidad