El equipo alemán de doma clásica se colocó primero este domingo en la clasificación del Gran Premio de adiestramiento de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que decidió los ochos mejores equipos que pasan a la final del martes, gracias a las grandes monturas de Dorothee Schneider con Showtime y a la de Isabelle Werth con Bella Rose, que obtuvieron una puntuación de 78.820% y 84.379%, respectivamente.

En la final todos los equipos empezarán de cero. La batalla está completamente abierta, pero Alemania ya mostró sus cartas en esta ronda preliminar. Tendrán que defender el título ante Gran Bretaña, que terminó segunda este domingo, Dinamarca, Estados Unidos, Países Bajos, Suecia, Portugal y España.

También se decidieron los 18 jinetes que lucharán por la medalla individual en la final del miércoles tras finalizar entre los dos primeros puestos de cada grupos.

Abrieron la nómina de finalistas en esta segunda ronda la danesa Cassoe Kruth (Heiline's Danciera) y la estadounidense Adrienne Lyle (Salvino), que coronaron el grupo D con una valoración de 76.677% y 74.876%, respectivamente.

Luego le llegó el turno a la alemana Dorothee Schneider que quedó primera del grupo E a lomos de Showtime (78.820) por delante de Juliette Ramel que acabó segunda con Buriel K.H. (73.369).

"Showtime compitió en el Campeonato de Europa en 2019 y luego estuvo en casa porque quería mantenerlo a salvo para los Juegos Olímpicos de 2020 y luego no hubo Juegos. Quería empezar pronto en 2021 pero luego tuve un accidente en abril. No obstante, es un caballo experimentado y una vez que sale a competir tres o cuatro veces ya coge ritmo", dijo Schneider en declaraciones facilitadas por la Federación Internacional de Hípica sobre el caballo castrado que la llevó al oro por equipos en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y que monta desde los tres años.

Werth, campeona mundial en 2018 de la categoría individual y por equipos, apuntaló la candidatura alemana con la mejor puntuación de la jornada, a bordo de su Bella Rose, que, con 82.500 se impuso en el grupo F sobre su rival histórica, la británica Charlotte Dujardin, bicampeona olímpica en Londres 2012 y Río 2016, que en estos Juegos cambió a su histórico Valeron por el joven Gio.

La alemana habló sobre la rivalidad con la británica: "Siempre es muy importante contar con un grupo fuerte de competidores, porque esa rivalidad te empuja a rendir al máximo y ese es el espíritu de la competición".

Werth afronta la final con el objetivo de lograr su segundo oro olímpico para erigirse como la atleta alemana más condecorada en la historia de los Juegos Olímpicos.