Amazon afirma que quiere mantener durante 2021 una “colaboración estrecha” con las pymes españolas para reforzar el volumen de venta y favorecer la expansión internacional de estos comercios locales, con la vista puesta en conseguir una posición más robusta en el mercado frente a la crisis provocada por la COVID-19.

En una entrevista con la Agencia Efe, el responsable de Amazon Marketplace en España, Ryan Frank, ha explicado que entre sus objetivos principales está lograr que “un pequeño negocio de cualquier pueblo o ciudad de España” pueda vender sus productos no solo de forma digital, sino también “por todo el mundo”.

El ejecutivo ha confirmado que de las 9.000 pequeñas y medianas empresas españolas que venden en Amazon, más del 50 % exportan fuera de nuestras fronteras y en 2019 superaron “los 450 millones de euros en ventas internacionales”.

La relación de Amazon con las pymes ha estado en el punto de mira en los últimos meses, desde que el pasado noviembre la Comisión Europea acusara a la compañía estadounidense de usar de manera “abusiva” los datos que obtiene de otras empresas que utilizan la plataforma para vender sus propios productos y, en una segunda acusación, de competencia desleal hacia dichos minoristas.

Desde la multinacional logística mostraron su desacuerdo con esas afirmaciones y se ofrecieron a aportar toda la información necesaria para que el organismo europeo tuviera una comprensión “precisa” de la situación.

A ello se sumó la decisión de Amazon de cargar a partir de abril a todas las empresas que venden sus productos en España la “tasa Google”, que entró en vigor el 16 de enero y grava a las grandes tecnológicas con un 3 % de sus ingresos obtenidos por los servicios digitales en el país.

Este cargo se aplicará a las tarifas de referencia de Amazon, o lo que es lo mismo, si una empresa vende un producto por 100 euros a través de Amazon, y el precio de referencia es un 15 %, la compañía aplicaría un 3 % a ese 15 %, con lo que cobraría un 0,45 % más, es decir, un 15,45 %.

Sin embargo, Frank ratificó el compromiso de su empresa con las pymes desde la inversión, destacando que solo en 2019 emplearon más de 2.200 millones de euros para el desarrollo de logística, herramientas, servicios, programas y profesionales en Europa; y con el que esperan “mantener el éxito de las pymes y mejorar la experiencia del cliente”.

Entre sus iniciativas se encuentra el programa Despega, en colaboración con el ICEX, CEPYME, IE University y AECOC, para formar a las pymes en el comercio electrónico a través de cursos gratuitos y asesorías virtuales y lograr que manufacturen o distribuyan productos físicos destinados a la venta tanto a consumidores (B2C) como a empresas (B2B).

Según un informe de la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME), en enero de este año, el 79 % de los encuestados acudió al comercio electrónico.

Por su parte, Amazon a finales de 2020 publicó un estudio en el que decía que sus colaboradores comerciales españoles vendieron más de 40 millones de productos en su página web, lo que significó que, de media, se compraron más de 80 productos por minuto.

“Durante la crisis sanitaria ha quedado clara la importancia de contar con una estrategia de ventas omnicanal. Este es el caso, por ejemplo, de Exclusivas del Bebé, que decidió potenciar en marzo su presencia online y ha sumado un 20 % de nuevos clientes desde entonces”, ha opinado Frank.