Minneapolis (EE. UU.) y Londres (Reino Unido), 1ro de octubre de 2019 – Angel Trains, una de las principales empresas de leasing de material ferroviario de Gran Bretaña; Stratasys, líder de la impresión 3D (NASDAQ: SSYS); DB ESG, consultora de ingeniería y Chiltern Railways, operadora de trenes, han unido sus fuerzas para probar las primeras piezas impresas en 3D implementadas en un tren de pasajeros en servicio en el Reino Unido. Estas piezas incluyen cuatro descansabrazos para pasajeros y siete asas de sujeción, que se han instalado en los trenes de Chiltern Railways. Hasta el momento, el éxito de la prueba demuestra cómo la impresión 3D puede ayudar a los operadores de trenes a acelerar la sustitución de piezas obsoletas, permitiéndoles volver a poner los vehículos en servicio más rápidamente y efectuar un mejor mantenimiento de sus trenes, lo que aumenta la calidad del servicio para los pasajeros.

“El problema es que los métodos de fabricación tradicionales solo ofrecen rentabilidad en la producción de grandes volúmenes de piezas de repuesto, aunque un operador solo necesite sustituir unas pocas piezas obsoletas del tren. Además, los plazos de entrega pueden alargarse durante meses. Por este motivo nos hemos asociado con DB ESG y Stratasys, lo que demuestra cómo los operadores pueden superar estos obstáculos utilizando la impresión 3D para producir la cantidad exacta de piezas que necesitan en mucho menos tiempo y con un costo mucho más bajo que los métodos tradicionales”, explica James Brown, ingeniero de datos y rendimiento de Angel Trains.

Reducción significativa de los costos de producción y de los plazos de entrega La característica de descansabrazos es un ejemplo de esta eficiencia en cuanto a costos y tiempo. Según Brown, el plazo de entrega de esta pieza al utilizar los métodos de fabricación convencionales sería de aproximadamente cuatro meses. Sin embargo, con la impresión 3D de Stratasys FDM, el descansabrazos final se puede producir en una semana, lo que representa una disminución de casi el 94%.

Del mismo modo, en el caso del asa de sujeción, la pieza de repuesto estaba obsoleta y la empresa del proveedor original ya no estaba en funcionamiento. Como resultado, para fabricar más de estas piezas se habría necesitado una nueva herramienta de fabricación, con un costo de hasta 15 000 libras esterlinas y un plazo de entrega de dos meses y medio. Con la impresión 3D, las siete asas de sujeción necesarias se fabricaron a un costo significativamente inferior por pieza en tres semanas.

Yann Rageul, responsable de cuentas estratégicas para EMEA de Stratasys, concluye: “Tras haber demostrado con éxito la viabilidad de las piezas impresas en 3D en los trenes del Reino Unido, el impacto en la cadena de suministro del sector ferroviario tradicional puede suponer un cambio transformador. Los operadores de trenes pueden erradicar los problemas relacionados con los inventarios físicos mediante la creación de una biblioteca de inventario digital que puede imprimirse en 3D cuando y como lo necesiten, donde y cuando lo necesiten y en la cantidad exacta necesaria. Estamos asistiendo a una nueva era de producción a petición sin desperdicios”.

Contacto de Prensa en México y South Cone

Agencia de Relaciones Públicas

Dafne Romero

+5252948215. Ext.131

dafne@lizetteweber.com

www.lizetteweber.com