Madrid, 26 nov (EFE).- Los resultados de la cumbre del clima de Glasgow dejan "medio lleno" el vaso de la ambición climática, ya que, aunque el acuerdo final permite vislumbrar el final de la era de los combustibles fósiles, aún quedan "lejos" los objetivos de financiación climática para los países más vulnerables.

Así lo han explicado representantes del sector público, privado y de la sociedad civil que han participado hoy en el foro "Meriendas Verdes", organizado por EFEverde y Ecovidrio -entidad sin ánimo de lucro que gestiona la recogida selectiva de residuos de envases de vidrio en España- para evaluar los resultados obtenidos en la COP26 de Glasgow (Reino Unido), este mismo mes de noviembre.

La jornada, moderada por el periodista de EFEverde Pedro Pablo G. May, ha arrancado con la intervención del director de Ecovidrio, José Manuel Núñez Lagos, quien ha afirmado que la COP26 ha dejado “un sabor agridulce, quizás por las grandes expectativas que había depositadas” inicialmente.

En la mesa de debate que ha seguido a continuación, la directora de la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), Valvanera Ulargui, ha señalado que el pacto de Glasgow "podría haber sido más ambicioso", pero lo ha calificado de "progreso importante y positivo”, sobre todo "teniendo en cuenta la situación de crisis sanitaria" en la que se ha desarrollado.

Ulargui ha advertido de que "el catastrofismo paraliza" y ha insistido en que los avances y acuerdos sectoriales logrados le permiten estar “orgullosa del trabajo de la ONU” porque "había que poner de acuerdo a casi 200 países".

El vicepresidente del Grupo Español de Crecimiento Verde, Gonzalo Sáenz de Miera, también ha resaltado estos avances y ha resumido la situación afirmando que “el vaso está medio lleno”, especialmente por “la presión que se está ejerciendo sobre la industria de los combustibles fósiles” y porque “se mantiene vivo el objetivo de contener en 1,5 grados el ascenso térmico”.

La responsable del programa de energía y clima de WWF España, Mar Asunción, ha reconocido que “ha habido logros”, aunque, lamentó, “estamos muy lejos de donde tendríamos que estar”.

El diputado de Unidas Podemos y presidente de la comisión de transición ecológica del Congreso de los Diputados, Juan Antonio López de Uralde, ha explicado que ahora “los parlamentos nacionales y los poderes legislativos tienen que convertir en leyes” los compromisos alcanzados en la cumbre porque "no hay suficiente voluntad política", como prueba el hecho de que, "de las 197 partes convocadas en Glasgow, solo ocho países -entre ellos España- llevaban su compromiso recogido en una ley”.

Para Ulargui, uno de los grandes avances ha sido que “por primera vez se recoge en un documento de un foro multilateral que tenemos que poner fin al carbón y a los combustibles fósiles”.

Sáenz de Miera se ha felicitado de que “las renovables son hoy en día la forma más barata de producir electricidad” lo que, especialmente para España, supone “una oportunidad de negocio", pues "las empresas quieren invertir y los bancos, financiar”.

López de Uralde ha tildado de “discurso tóxico” el planteamiento de que “la subida descontrolada del precio de la luz tiene que ver con las renovables”, una afirmación “falsa” porque “es justo al revés: el precio desciende cuando hay más eólica, por ejemplo".

Asunción ha pedido solidaridad con las jóvenes generaciones por su "toque de atención" por el futuro del planeta y con los países más desfavorecidos, pues "llevamos años hablando de los 100.000 millones de dólares anuales" (más de 88.000 millones de euros al cambio actual) que deberían facilitar los países ricos a los pobres para hacer frente al cambio climático y aún no se ha llegado a esta cifra.

Entre los logros alcanzados en la COP26, han coincidido en destacar el pacto contra el carbón, el acuerdo para frenar la deforestación, el cese de inversiones en combustibles fósiles en el extranjero y el compromiso para llegar a cero emisiones netas a mediados de siglo. EFE

mml/ppm/acm