Infinia, el DMP español líder del mercado publicitario, quiere poner fin al fraude y salvaguardar la credibilidad del sector.

La invasión a la intimidad del usuario y el miedo a las prácticas ilegales del big data es un hecho y una verdad. Hay miedo porque hay invasión, y hay invasión porque hay fraude. Esto es consecuencia directa, en parte, a la mala praxis de los DMP, y en mayor medida de los falsos DMP (empresas que dicen gestionar data sin tener data propia).

Un DMP es una plataforma que permite gestionar datos para obtener unos outputs, insights, o conclusiones relevantes para un mercado. En el caso de la publicidad digital el objetivo es doble: en primer lugar, generar segmentos que permitan identificar a las audiencias más adecuadas para las distintas campañas de publicidad; Y, en segundo lugar, visualizar el comportamiento de los usuarios tras un impacto publicitario. Tan importante es la segmentación de las audiencias como el conocimiento del comportamiento tras dicho impacto publicitario. En resumen, la data tiene como función principal maximizar el valor de la inversión publicitaria.

Infinia, además de cumplir rigurosamente el Reglamento Europeo de Protección de Datos, es hoy el primer DMP a nivel mundial que ha sido auditado - y voluntariamente - por una de las Big Four, concretamente, por Price Waterhouse Cooper. Esto pone de manifiesto la garantía de calidad de los datos de Infinia y salvaguarda el tratamiento de los mismos.

El contrabando masivo de datos que afecta directamente a la integridad, intimidad y privacidad de todas las personas, es un tema excesivamente grave, que extrapolado a niveles geopolíticos provoca crisis mundiales como la que ha sucedido recientemente -el veto de EEUU al tercer gigante tecnológico Huawei-, y es que, los datos son ahora la nueva arma mundial que puede llegar a colapsar mercados enteros y toda la economía digital con solo un par de movimientos.

A esto, hay que añadirle las sucesivas sanciones que se van acumulando. Una de las últimas que mayor repercusión ha tenido es la que impuso con 50 millones de euros la CNIL (Comisión Nacional de la Informática y las Libertades) en Francia a Google, por incumplir la legislación GDPR en materia de transparencia y consentimientos. Esto solo es un "suma y sigue", ya que las sanciones a Google y Facebook no cesan, y se suman a ellas empresas como Grindr.

La publicidad está entre las 15 industrias que más dinero genera a nivel mundial, miles de billones de euros cada año, y con ello, una de las que más fraude genera; si en 2018 se estimaba que el fraude publicitario digital llegaría globalmente a 19 billones de dólares y el sector se echaba las manos a la cabeza, la previsión para 2020 es de más del doble: 44 billones de dólares. ¿Y entonces, en qué práctica fraudulenta se están gastando más dinero nuestros anunciantes? En tráfico no real: en bots.

Los bots son robots (software) que simulan el comportamiento humano haciéndose pasar por una persona real, es decir, un perfil falso de usuario digital. Solo existe una manera de eliminar esos bots: certificar que detrás de cada visualización publicitaria existe una persona real, lo cual, solo se puede garantizar con un DMP auditado.

Gracias a la trazabilidad física y digital de los más de 200 millones de usuarios que gestiona Infinia, se puede conocer el comportamiento post-impacto de los usuarios, ofreciendo a los anunciantes la posibilidad de impactar a usuarios reales y conocidos dentro del DMP. Al no haber bots capaces de simular ese comportamiento de forma masiva, Infinia garantiza la inversión de todos sus anunciantes.

PwC posiciona a Infinia como el único DMP con data certificada a nivel mundial a través de avalar su propuesta de valor en 4 puntos clave:

El primer punto es una SDK propia, que, con el consentimiento en las regiones donde la normativa de privacidad obliga a ello -como por ejemplo en la UE con la GDPR-, recoge información del dispositivo y su localización cada 5 minutos. Una SDK es un Software Development Kit, un fragmento de código que se instalada en otras aplicaciones para recoger datos de los usuarios que utilizan dichas aplicaciones.

Muy relacionada con la calidad de los perfiles de audiencias de Infinia es la cantidad de estos. Desde ahora todo el volumen de usuarios de Infinia está auditado por un tercero independiente.

El tercer punto certificado es la información de esos perfiles, y la frecuencia de refresco (actualización) de estos, que garantizan los intereses recientes y actualizados del target potencial en un momento concreto.

Por último, y muy orientado al sector del DOOH (publicidad exterior), los auditores de Price Waterhouse Coopers certifican que Infinia dispone de un algoritmo de exterior capaz de calcular de forma diaria la cantidad de usuarios que pasan por un punto cualquiera en un mapa.

Con esta auditoría Infinia eleva el listón para todo el mercado y abre un sano debate sobre la transparencia y calidad del producto en el ámbito del big data y de la publicidad digital, muy necesario para garantizar el futuro del sector.

Fdo. Fausto Fernandez

Fundador y CEO de Infinia Mobile S.L