Un nuevo informe publicado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés) a principios de octubre, coloca en evidencia la urgente necesidad de definir y poner en marcha soluciones prácticas, científicamente respaldadas y eficaces para ayudar a las poblaciones de cetáceos que se encuentran declinando rápidamente, principalmente como consecuencia de la pesca accidental entre otros factores, todos de carácter humano. Entre estas soluciones, se destaca de carácter extraordinario la enorme importancia de programas de cría de cetáceos bajo cuidado humano para asegurar la preservación de las poblaciones de los mismos en la naturaleza.

Loro Parque celebra estas nuevas afirmaciones por parte de los máximos expertos en materia de conservación de biodiversidad en la arena internacional y quiere subrayar la enorme contradicción en este sentido con la reciente iniciativa en Francia de prohibir el mantenimiento de cetáceos en especializadas instituciones zoológicas del país. Una iniciativa que se ha quedado en el aire -probablemente por unos cuantos largos meses- y que ha hecho que, desde Loro Parque, queramos celebrar la sabiduría de los miembros de parlamento francés.

Es que parece incomprensible que, justo cuando la organización de conservación más importante del mundo, la IUCN, reconoce la importancia y necesidad de la cría de cetáceos bajo cuidado humano para salvar a los delfines amenazados, países como Francia traten de acabar con los delfinarios. En los delfinarios es donde se encuentran los expertos, es donde hay instalaciones apropiadas y también el conocimiento científico necesario para poder mantener a los cetáceos bajo cuidado humano y, al querer prohibirlos, Francia se ha puesto en la incómoda posición de ir en contra de la opinión de los mayores expertos en conservación de la biodiversidad, y eso siendo uno de los países más progresistas y democráticos de Europa.

Ya estaba claro que la iniciativa de prohibir los zoos y delfinarios no contaba con el respaldo por parte de la ciencia en lo que se refiere al bienestar animal, pero ahora también se demuestra que va en contra de las necesidades de conservación de la biodiversidad. Y todo esto se suma al hecho de que, según los más recientes informes de la ONU, más de 1 000 000 de especies del planeta se encuentran posiblemente en peligro de extinción.  Por lo tanto, esta decisión política populista impulsada por lobbies de presión antizoológica francesa se demuestra más equivocada y, lo que es más lamentable, más contraproducente que nunca.

Asimismo, Loro Parque se expresa en absoluta conformidad con las conclusiones del informe que subraya, entre otros temas, que la extinción en 2006 del delfín del río Yangtze, en China, se podría haber evitado al haber establecido a tiempo correspondientes programas de conservación de esta especie en cuidado humano. Sin estas medias y ante las amenazas como la pérdida de hábitat, pesca accidental y las colisiones con embarcaciones -todas de carácter humano- el destino de la especie estaba sellada y resultó finalmente en su completa extinción. Otro ejemplo que sigue el mismo patrón y que está mencionando específicamente en el informe de la IUCN es la situación de la Vaquita mexicana (Phocoena sinus), una marsopa que se encuentra exclusivamente en el Alto Golfo de California y que se extinguirá próximamente si no cesa la pesca ilegal, a la cual la vaquita cae víctima de forma indiscriminada al enredarse en las redes pesqueras. Unos modestos intentos en capturar unos ejemplares por parte de investigadores con el objetivo de establecer un programa de cría en cuidado humano no han dado fruto, principalmente por la persecución por parte de las organizaciones antizoo.

En este sentido, Loro Parque respalda en su totalidad dicho informe de la IUCN y confirma, una vez más, que seguirá con su compromiso en materia de conservación de biodiversidad y protección de los hábitats naturales, cumpliendo así con su papel como una autentica embajada animal.