Las ciudades mexicanas han explorado poco la implantación de una marca ciudad que no sólo las represente de manera genuina pero, sobre todo, de forma permanente. Son los ejemplos internacionales pruebas fehacientes de duración de más de una década, demostrando resultados tangibles a partir de los objetivos trazados.

A principios del próximo año, la ciudad de San Luis Potosí develará su nueva marca ciudad que busca crear una “bandera” que involucre a todos los diferentes actores
de la comunidad en un esfuerzo de largo plazo; a la vez de comunicar una visión de ciudad, sus valores y fortalezas, con la capacidad de representar y promover las vocaciones que avala.

Al mismo tiempo, la nueva marca ciudad de San Luis Potosí buscará contribuir como detonante económico en todos los frentes: a nivel local, nacional e internacional. Al interior, como un movimiento que potencie el sentido de pertenencia y orgullo, y una actitud de compromiso para el mejoramiento de la ciudad, con cada ciudadano como embajador de la marca. Al exterior, con mensajes relevantes para la atracción y retención de inversiones y talento, presentando con claridad su posicionamiento y ventajas competitivas. A nivel nacional, para la atracción y construcción de una ciudadanía productiva, creativa y responsable con la identidad potosina.

“Esta ciudad tiene todo el potencial para ser una de las top 5 de México. San Luis Potosí es una entidad con un crecimiento del 4.2 anual desde el año 2010, que produce el 50 por ciento del PIB estatal. Con la nueva Marca Ciudad buscamos potenciar las capacidades del Municipio para convertirlo en un referente de ciudad modelo por su calidad de vida, desarrollo económico, turismo y cultura”, señaló el Secretario Técnico del Ayuntamiento de la Capital, Jorge Arias.

LLYC (Llorente y Cuenca) es la empresa a cargo de la creación y promoción de la Nueva Marca Ciudad de San Luis Potosí, labor que inició en agosto pasado, luego de un proceso de licitación pública de la que resultaron ganadores. LLYC es una firma global de consultoría de comunicación y asuntos públicos, que cuenta con un área especializada en la Promoción de Marca País / Marca Destino, con más de 10 años de experiencia en el sector.

“Las marcas representativas de las ciudades no siempre están inspiradas en aquellos aspectos que sí les resultan ciertos. Ello las lleva a ser fácilmente cuestionadas y, en el peor de los casos, rechazadas y/o ignoradas. El esfuerzo de integrar a todos los actores con una visión de largo plazo es el mejor legado que puede dejar esta generación al futuro de la ciudad”, señaló Anel Hernández, líder del área de Promoción País y Destino de LLYC México.

La nueva marca de la entidad promoverá la ciudad de San Luis Potosí dentro y fuera de México, con la suficiente elasticidad para motivar a sus ciudadanos y dotarla de identidad como un destino con múltiples vocaciones. “Esta marca, si permanece en el tiempo (décadas), nos brindará una clara ventaja competitiva frente a otras ciudades nacionales y extranjeras”, añadió Jorge Arias.

La marca-ciudad es mucho más que un logo

Las ciudades –como los países hace tan solo unas décadas– han entrado en una saludable competencia por atraer la llamada clase creativa (turistas, estudiantes, empresarios, artistas…) y las inversiones. Por ello se han tenido que modernizar, arreglar urbanamente, cuidar a sus habitantes y ofrecerles una calidad de vida superior a la de otros lugares. Pensemos cómo algunas ciudades han llegado a ser tan famosas o más que los países o regiones que las contienen: París, Nueva York, Barcelona, Amsterdam, Hong Kong, Cancún… La lista es cada vez más larga y la competencia más aguerrida.

“La marca-ciudad es un concepto. El logotipo no es más que una parte de esta comunicación: la preside y tiene un valor muy importante, pero la marca de la ciudad es parte de un sistema que debe reflejar a sus habitantes, rendir un homenaje a su historia y tradiciones, a la cultura. Además, debe proyectar su visión de futuro, sus vocaciones (las apropiadas y apropiables), y la posición estratégica frente a otras ciudades similares, influyendo así en la vida económica y social del municipio, del estado y del país”, añadió Anel Hernández.

De acuerdo con la consultora, un proyecto de Marca Destino permite: 1) Identificar una vocación acertada ?y construir una visión de futuro, 2) desarrollar un nuevo posicionamiento ?de la ciudad que la sitúe en el centro ?de las decisiones, 3) crear una identidad gráfica que refleje ?la esencia de la ciudad. 4) impulsar un cambio de percepción y la construcción de reputación, de adentro hacia fuera y 5) crear una marca que trascienda en el tiempo. Entonces, a través de la marca, la ciudad expresa su esencia y personalidad, cómo es diferente a las demás ciudades y cómo es relevante para sus audiencias.

El desarrollo de la marca San Luis Potosí tomará en cuenta los elementos más importantes de la vida cultural (eventos, historias, exposiciones, festivales), económica (la vida empresarial, industrial y de negocios) y social (bienestar, académica, de inclusión) de la ciudad. Reflejará la historia única y el futuro prometedor. Incorporará las ideas de sus ciudadanos, sus gustos, hábitos y costumbres. Se convertirá en un vehículo de comunicación para transmitir sus mensajes clave a las audiencias y será el catalizador de la transformación de la ciudad en una de las más importantes de México. oOo