Madrid, 13 abr (EFE).- Alrededor de 19 millones de personas en España, un 45 % de la población, padecen algún tipo de enfermedad crónica, concentrando actualmente la mayor parte del trabajo en Atención Primaria y Atención Hospitalaria del Sistema Nacional de Salud (SNS).

La hipertensión encabeza la lista de las enfermedades crónicas dominantes en España, con un 20 % de la población afectada, seguida por el dolor lumbar (19 %), el colesterol alto y la artrosis con un 18 %, la alergia (15 %) y la salud mental (11 %), en base a datos del Ministerio de Sanidad.

Con el fin de ofrecer soluciones a las necesidades que plantean estos pacientes polimedicados, la empresa española Relief Applications ha desarrollado un asistente de voz que facilita la gestión de medicamentos y mejora la autonomía tanto de enfermos crónicos como de personas con algún tipo de discapacidad, que, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), superan los 3,5 millones en nuestro país.

Con solo utilizar la voz, el usuario puede solicitar una serie de funcionalidades al sistema MediCal Voice, como añadir medicación a su calendario, conocer qué fármacos debe tomar o acceder a información sobre el propio prospecto, entre otras posibilidades.

El CEO de la compañía, Raphael Bonnaud, ha destacado la “accesibilidad” de una aplicación “al alcance de todos” dado que su empleo solo requiere de un teléfono móvil o de un dispositivo del hogar que cuente con reconocimiento de voz.

La interfaz de voz se sincroniza con una página web que permite revisar el tratamiento a cuidadores o familiares, quienes pueden añadir o modificar los medicamentos que el paciente debe tomar sin necesidad de estar presentes en el mismo sitio.

Sin embargo, el usuario puede modificar su perfil siempre que lo desee y “elegir quién tendrá acceso a su información” ya que, para la jefa de Tecnología de MediCal Voice, Bárbara Moure, “garantizar la autonomía y la privacidad es un requisito fundamental”.

Personas con enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y usuarios con problemas de aprendizaje o de visión pueden beneficiarse de una solución móvil que tiene en cuenta dificultades como “la rigidez muscular, el temblor o la vista reducida”, los cuales complican el empleo de la tecnología en estos pacientes.

En la fase piloto de la aplicación, entidades de la Comunidad de Madrid como la Asociación Parkison Madrid, Círvite, Avante3, el Colegio Los Álamos y la Fundación Juan XXIII Roncalli, probaron durante un mes esta herramienta, que contó con la colaboración de Plena Inclusión y el apoyo del Programa Healthstart Madri+D de la comunidad española.