EFEMadrid

Tras meterse en la piel del cantante Joselito en el cómic "Las aventuras de Joselito", el dibujante malagueño Jose Pablo García se ha sumergido en la obra magna de Paul Preston "La Guerra Civil Española" para llevarla al lenguaje de la viñeta, un trabajo "totalmente fiel" a la obra del hispanista.

Así lo ha reconocido a Efe Preston quien, pese a no leer cómics desde su infancia, tiene la "esperanza" de que con esta adaptación editada por Debate de su obra (1986) se llegue al "público adolescente".

"El cómic ha aportado más amenidad, es una clarificación para la gente que normalmente no leería un libro que es bastante complicado, y la maravilla de la versión de Jose Pablo es que ha podido hacer eso sin traicionar el original", destaca.

Una visión que comparte el autor de este cómic, una obra a la que dijo sí sin "darse cuenta", ya que "nunca" se hubiera metido por sí mismo en este tema al que tiene tanto "respeto".

Pero, como destaca, "cree" que fue su anterior trabajo "Las aventuras de Joselito" el que tuvo "algo que ver" para que Debate le eligiera para dar vida con sus dibujos al texto de Preston.

En "La Guerra Civil Española", versión cómic, García no sólo pone el dibujo sino un gran trabajo de síntesis para guionizarlo. Y tanto es así que afirma que se trata de una novela gráfica con la "misma intensidad" que la obra original.

Por eso, se atreve a contar que no se trata de un libro de "iniciación" a la obra del historiador, sino que es "prácticamente" igual.

"Hay un trabajo de síntesis muy grande y también de búsqueda de documentación de algunos episodios de los que no tenía fotografías, así que me los tenía que imaginar. He buscado en enciclopedias, Internet y algunas publicaciones de periódicos", describe.

Pese a esta fidelidad, en esta versión en viñetas el ilustrador malagueño (1982) se ha permitido algunas "licencias" para "aligerar el tono" ya que, según confiesa, a personajes de la historia de España como Alejandro Lerroux o Largo Caballero lo ve con cierto "humor negro" sin dejar atrás "el fatalismo" que impregnan en la obra.

Con una dinámica de trabajo basada en la revisión de Preston de cada capítulo según los iba terminando García, el hispanista (Liverpool, Reino Unido, 1946) califica de "labor fantástica" este trabajo ya que fue "poquísimo" lo que tuvo que cambiar del material que el ilustrador y guionista le iba enviando.

En este sentido, el malagueño recuerda que en "La Guerra Civil Española", que supone "un paso adelante en su carrera", sólo fueron dos viñetas las que el autor de la obra original cambió: "No he tenido quebraderos de cabeza", apunta.

"En una de las viñetas del capítulo de Política Internacional aparecen unos judíos y detrás un cartel en hebreo, y Preston me dijo que los judíos en Alemania no utilizada en hebreo. La otra fue cambiar un uniforme", puntualiza.

En esta ocasión, el blanco y negro de esas imágenes que se conservan se ha transformado en viñetas naranja y blanco y negro, algo que se decidió después de desechar darle un color azul a las viñetas con personajes del bando nacional y rojo al republicano.

Sin traición, con rigurosa fidelidad y dejando claro que es un gran dibujante, José Pablo García ha convertido este pasaje de la Historia de España en una obra amena, cercana y asequible no sólo para los más jóvenes, sino para aquellos que no se han atrevido nunca a sumergirse en la narración real que Preston cuenta sobre lo que sucedió en nuestro país entre 1936 y 1939.

Por Pilar Martín.