EFECórdoba

El proyecto del plan director de la Mezquita-Catedral de Córdoba prevé una inversión de 25 millones de euros en diez años y la actuación en cuatro zonas del monumento, según ha informado este miércoles el canónigo portavoz del Cabildo Catedral, José Juan Jiménez Güeto.

La intervención se plantea como el "principio de una nueva etapa en la conservación del edificio desde una visión absolutamente contemporánea de la conservación del patrimonio", ha destacado el arquitecto Sebastián Herrero Romero, coordinador de la redacción del documento, que hoy ha sido presentado y entregado a la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, a cuyo departamento corresponde su aprobación.

De esta forma, el Cabildo, que gestiona el monumento Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1984, destinará desde la aprobación del plan director, que sustituye al aprobado en 2003, ya vencido y que comenzó su tramitación cuatro años antes, el 40 por ciento de sus ingresos habituales, que se elevan a entre 14 y 16 millones de euros al año en situaciones no pandémicas, puntualizó Jiménez Güeto, la mayor parte de ellos procedentes de las visitas.

El plan director diseña la "conservación y mantenimiento en función de las claves estratégicas y bajo la supervisión de las administraciones competentes", ha comentado el canónigo, y se plantea como un "documento muy ambicioso, con una visión multidisciplinar, como requiere la conservación de un edificio de estas características", en palabras de su coordinador.

Dividido en tres grandes bloques, conforme a lo que establece el Plan Nacional de Catedrales, persigue la conservación preventiva del edificio, ya que es más fácil atajar los problemas teniendo en cuenta su origen y no sus consecuencias, señaló Sebastián Herrero, además de "describir e identificar los lugares en donde son precisas intervenciones de conservación y restauración".

Junto a ello, la propuesta recoge facilitar la accesibilidad a sus contenidos y aumentar la documentación y el conocimiento del edificio.

El plan se divide en tres períodos, dos trienios, al comienzo, y un cuatrienio final, aunque no se trata de un itinerario cerrado, sino, al contrario, un "documento abierto, que debe ser flexible, que debe corregirse a lo largo del tiempo por una comisión que el Cabildo va a crear para tal fin", que permitirá ir corrigiéndolo en la medida de que cambien las circunstancias, ha explicado el arquitecto coordinador.

Una de las propuestas incluida en el proyecto de plan director, la restauración de la fachada que recae en el Patio de los Naranjos, ya se contemplaba en el anterior, sobre la que, además, se "habían realizado una serie de propuesta que no se había llegado a materializar", dijo José Juan Jiménez.

"Ahora se trata de que lo consideramos como una de las necesidades más prioritarias -especificó el canónigo portavoz-, junto a la macsura y la capilla real, de acometer, y se trataría de elaborar un proyecto por parte los técnicos, junto a los de la Junta de Andalucía, de una restauración integral de toda esa fachada".

En esa fachada se encuentra la celosía que el Cabildo sustituyó por una puerta para que las hermandes y cofradías pudiesen hacer estación de penitencia durante la Semana Santa en la Catedral, una decisión que contó con la autorización de la Junta de Andalucía pero que fue anulada por el Tribunal Supremo.

Jiménez Güeto ha destacado que "el Cabildo hará lo que diga la ley", ante la incertidumbre de que si tendrá o no que reponer la celosía antes de la próxima Semana Santa, lo que impediría el uso del templo por las hermandades y cofradías, aunque ha añadido: "Ya que hay un plan director con una idea estratégica y un proyecto de hacer una restauración de toda de la fachada Norte, hagámosla y hagámosla bien del todo, poniéndose en manos de los técnicos para lo que sea lo mejor para la conservación y la interpretación del edificio”.