EFEMadrid

Medio millar de músicos españoles ha mostrado hoy su "absoluto rechazo" a las siete enmiendas al Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual que en su opinión pretenden "cercenar" sus derechos y que el Congreso debatirá la próxima semana para frenar la llamada "Rueda de las televisiones".

"Llama poderosamente la atención que los cuatros grupos parlamentarios mayoritarios -PSOE, Podemos, PP y Ciudadanos- traten de cercenar la libertad de los músicos a negociar el tipo de contrato de sus derechos de autor con quien fuere", señala el comunicado.

Los músicos Jorge Pardo, José Angel Hevia, Juan José Carmona "Camborio", Iván Sevillano y Teo Cardalda han presentado este documento en nombre de varias asociaciones profesionales que representan a unos 4.000 autores, músicos y ejecutantes españoles, "en su mayoría socios de SGAE", y "que trabajan habitualmente con canales de televisión mediante sellos editoriales participados por las propias cadenas".

Se trata, en concreto, de ANAEM (Asociación Nacional de Autores y Editores de Música), MUSICAEM (Músicos, Intérpretes, Compositores y Autores en los Medios), AMPE (Asociación de Músicos Profesionales Españoles) y ACAM (Asociación de Compositores y Autores de Música).

Para ellas, "las enmiendas están dirigidas claramente a ilegalizar las editoriales de autores participadas por canales de televisión, en claro beneficio del lobby de las editoriales discográficas multinacionales", lo que les lleva a sospechar que "estos partidos políticos han sido convenientemente persuadidos por estas grandes empresas".

Añaden que, en cuanto "voltereta legal dirigida contra un grupo particular de autores, se contraviene el carácter general y abstracto que debe tener toda ley" y alertan de que "amenaza" no solo su sector laboral, sino también la pervivencia de la SGAE y el propio futuro de la gestión colectiva".

Sus recelos van dirigidos sobre todo contra los cambios que pretenden introducirse respecto al horario de emisión de la música (se establecerá un tope del 15 por ciento del total que se recaude por la difusión nocturna) y las restricciones a las editoriales participadas por canales de televisión para que no "favorezcan injustamente" a sus autores si han suscrito "contratos de autorización no exclusiva" con entidades de gestión.

La trama denominada "Rueda de las televisiones" fue denunciada en 2013 ante la Fiscalía Anticorrupción por el expresidente Antón Reixa y tres años más tarde fue objeto de una operación policial contra el fraude en el cobro de derechos de autor de piezas musicales que se emitían en cadenas de televisión en horario nocturno y que podía ascender a 100 millones de euros.

Entre los implicados aparecía un productor que había registrado 11.000 obras en 5 años o la madre de otro que desde 2007 había inscrito 275 obras sinfónicas, recaudando el triple que Pablo Alborán con música apenas audible como fondo de programas emitidos de madrugada.