EFEMadrid

Las casi adolescentes Samira -Nur Levi- y Tillie -Silvia Abascal- viven en Inglaterra, son idealistas, religiosas y tienen muchas ganas de aventura, pero están separadas por 175 años y el lugar donde van a parar: una al maltrato yihadista en Siria y otra a la crueldad del Imperio Británico en la India.

"Ecos", una oscura y fascinante mirada a la crueldad contra la mujer, es una obra del multipremiado autor británico Henry Naylor, que forma parte de su trilogía "Arabian Nightmares" y que estrenó en agosto de 2015 en el Edinburgh Fringe Festival, donde ganó el Spirit Award.

Naylor, acompañado de la directora del montaje, Livija Pandur -hermana del desaparecido director de escena Tomaz Pandur-, las actrices y el adaptador al español del texto, Gonzalo de Santiago, ha explicado hoy en el Teatro Español, donde se estrena el día 14, las claves de un texto que hasta ahora se ha visto en Londres, Sidney, Melbourne y Nueva York.

"De momento de este montaje solo he visto las luces, pero es fantástico. Estoy muy emocionado y muy satisfecho de hacerlo en español y que esté en este teatro", ha asegurado el autor.

El británico ha explicado que hacía un programa satírico de actualidad y escribía "muchas bromas" sobre lo que pasaba en Afganistán hasta que un día vio en televisión cómo "estallaba" un reportero que estaba acompañado de un cámara amigo suyo.

"Hablé con él y me sugirió acompañarle hasta Afganistán para que viera otra realidad. Fui en 2003 y ver a aquellos refugiados, la verdad de la guerra, cambió mi vida y me empecé a cuestionar muchas cosas", ha explicado Naylor.

"Ecos" es el fruto de las preguntas que se hizo entonces y posteriormente: ¿qué lleva a una joven de 17 años a convertirse en una 'novia de Isis' y a otra a casarse con la misma edad para seguirle a la India y 'contribuir' al Imperio Británico?.

"Me di cuenta de que era exactamente la misma historia. Las mujeres han sido brutalizadas a lo largo de los siglos. En Inglaterra hay mucho odio y racismo contra la sociedad musulmana y la sociedad británica se ha construido sobre esos pilares", ha dicho Naylor, para quien era "muy importante" que la pieza tuviera carácter "humanitario" y tratar a todos "con el respeto y la dignidad que merecen".

Sobre el caso de Samira, Naylor detalla que las "novias del Isis", mujeres jóvenes occidentales que deciden unirse a la creación del califato casándose con yihadistas, obedecen a razones de fe y de falta de integración en la sociedad en la que viven.

"Para esas mujeres, hacer eso es correr una aventura emocionante. Muchas son muy inteligentes, con muy buenas notas y entrar en el califato les parece un riesgo excitante", afirma.

A juicio de Pandur, que ha dedicado el montaje "a todas las mujeres que viven en el exilio, especialmente las artistas", el principal valor de esta obra es "la verdad" que emanan las historias y confrontan al público con temas como el feminismo y la lucha por la igualdad.

"En estos tiempos en los que las mujeres son violadas, abusadas y mutiladas, ¿dónde hay más drama, en el teatro o en la realidad?", se ha cuestionado.

La obra sitúa a Abascal y a Levi ante el espectador y a él se dirigen para narrar su vida e "incorporar" a otros personajes.

"Son dos mujeres separadas casi por dos siglos, que hacen monólogos en paralelo, pero podemos percibir la solidaridad, la amistad, la esperanza en la vida... El teatro es el último oasis de desde el que enseñar la belleza", ha agregado.

Para Abascal, cuyo personaje acaba encontrándose en la India "con la realidad de la hipocresía y la injusticia", esta obra es "teatro del necesario, del que plantea preguntas" y se siente "muy afortunada y orgullosa" por ser parte de ella.

Levi, que ha criticado que en esta campaña electoral se haya vuelto a cuestionar la igualdad entre hombres y mujeres, ha subrayado que el auge "de la ultraderecha" en las últimas elecciones "afectará a todos", a lo que Abascal ha añadido que le encantan "las diferencias" entre hombres y mujeres "pero no en derechos".

Concha Barrigós.