EFEBurgos

Las nuevas puertas de bronce previstas en la fachada principal de la catedral de Burgos, decoradas por Antonio López en clave de arte contemporáneo, "pueden fagocitar el gótico de los maestros" según el pintor Juan Vallejo, promotor de una protesta que ha recogido más de 60.000 firmas en una plataforma de internet.

Vallejo, que en 1993 logró la intervención de la Unesco para advertir al Cabildo de que la catedral podría perder su condición de Patrimonio de la Humanidad si no se invertía en su restauración, ha entregado este viernes en el Arzobispado un certificado de las más de 60.000 firmas recogidas contra el cambio de las puertas.

En declaraciones a los periodistas, se ha preguntado "qué hubiera pasado si en cada centenario a los cerebros de turno se les hubiera ocurrido idear protuberancias y añadidos a la catedral", y se ha mostrado convencido de que el templo sería ahora "un híbrido" donde "se habría diluido la herencia gótica”.

Vallejo ha insistido en que el cambio de puertas desvirtuaría la imagen de la fachada principal de la catedral y considerado que el Cabildo no puede tomar decisiones de esta envergadura porque "es un mero administrador" del templo.

Varios expertos le han indicado que esta actuación solo pueden pararla el propio Cabildo, la Junta de Castilla y León por decisión de la Comisión Regional de Patrimonio o el Ayuntamiento de Burgos, denegando la licencia de obras.

El pintor ha dirigido escritos a la Junta de Castilla y León, así como al Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), órgano consultor de Patrimonio de la Unesco; al Vaticano y a la propia Unesco.

Pide que se paralice el proyecto ante la reciente advertencia de Icomos, notificada el pasado 12 de febrero, de que "no parece adecuado" en un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad.

Vallejo ha reconocido que los cambios de puertas de madera por otras se han realizado en varios monumentos de especial relevancia, aunque siempre por el deterioro de las originales y respetando la imagen del conjunto.

Sin embargo, el administrador del Cabildo, Vicente Rebollo, asegura que el encargo ya se hizo en su día y el pago está comprometido, por lo que las puertas, en las que se lleva tiempo trabajando, "se colocarán en su lugar o en otro lugar del templo".

Sostiene que se trata de incorporar al templo un elemento que sea testimonio del momento actual, como se ha hecho en otros momentos de la historia.

De hecho, las puertas actuales de madera se colocaron a finales del siglo XVIII (1790), cuando también se incorporaron en su entorno elementos neoclásicos

Además de la cuestión patrimonial, la estética de las puertas ha levantado también críticas desde varios ámbitos, entre ellos el propio Vallejo, que consideran que son un caso de "egolatría" de Antonio López.

Varios expertos coinciden en el parecido de la gran cabeza de la puerta central, la de mayor tamaño, con el propio autor, mientras los modelos de las dos puertas laterales han sido también familiares de Antonio López.

LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN REMITE EL ASUNTO A CRITERIOS TÉCNICOS

La decisión sobre la autorización de las nuevas puertas en bronce de la catedral de Burgos no es una cuestión política sino sujeta a informes técnicos que, en el caso de la Junta de Castilla y León, compete a la Comisión Regional de Patrimonio.

"No hay cuestiones políticas en esto. No formo parte de esa comisión que es un órgano técnico de cuya independencia nos sentimos orgullosos y somos firmes defensores", ha precisado este viernes en Valladolid el consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega, durante una comparecencia ante los medios de información.

La Comisión Regional de Patrimonio se reunirá en marzo con arreglo a un orden del día que el consejero desconoce y, por tanto, tampoco sabe si incluirá la decisión sobre la pertinencia de las puerta de bronce que, en clave de arte contemporáneo, ha proyectado Antonio López en las tres puertas de la fachada principal de un bien declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad como es la catedral de Burgos.

"Un bien declarado Patrimonio de la Humanidad está sujeto a legislaciones y normas, y los organismos técnicos tienen que dictaminar sobre ello", ha argumentado.

En el caso de Castilla y León, quien tiene que validar el proyecto es la Comisión Regional de Patrimonio y luego la UNESCO, a través de varios órganos consultivos, también deberá emitir un juicio "al que habrá que atenerse", ha agregado.

Uno de los órganos asesores de la UNESCO en materia de patrimonio es el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS), cuyo informe desfavorable sobre el proyecto de las puertas llegó el pasado 12 de febrero al Cabildo Catedralicio después de pasar por la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura a través del embajador de España en ese organismo mundial.

La UNESCO, antes de emitir un veredicto, deberá evaluar otros informes del resto de órganos asesores, entre ellos el Centro de Patrimonio Mundial.

La catedral de Burgos, que el próximo 20 de julio celebra el VIII Centenario de la colocación de su primera piedra (1221-2021), ha preparado un amplio programa conmemorativo gestado desde 2019 y en el que figura, como uno de sus ejes, el cambio de las tres puertas neoclásicas en nogal, de más de dos siglos de vida, por otras tres de bronce ornamentadas por Antonio López.

El proyecto presentado al Cabildo consiste en la recreación en cada una de ellas, respectivamente, de Dios, de Jesucristo y de la Virgen, con un coste que rebasa el millón de euros de presupuesto.