EFELos Ángeles (EE.UU.)

El gran fenómeno televisivo de la serie "Euphoria" tiene un curioso vínculo con Michoacán: el de Alexa Demie, actriz estadounidense de origen mexicano que ahora presenta la aplaudida película "Waves" y quien dijo a Efe que siempre ha sido "una soñadora".

Acompañada de actores como Sterling K. Brown, Kelvin Harrison Jr. o Lucas Hedges, Demie (Los Ángeles, 1994) estrena este viernes "Waves", un brillante drama "indie" del director Trey Edward Shults que explora los dilemas y conflictos de dos hermanos afroamericanos en una familia acomodada.

Demie, que interpreta a la pareja de uno de ellos, reflexionó sobre los papeles estereotipados que ofrecen a las latinas, la pervivencia del machismo en las nuevas generaciones y la presión en la sociedad contemporánea.

Pregunta: ¿Cómo de importante era la cultura latina en tu familia?

Respuesta: Extremadamente importante. Me siento muy cercana a mis tíos, mis primos, mis tías, mi abuela... Nos juntábamos mucho y creo que las familias latinas tienen como ese vínculo. Hablaba español con mi abuela, viví con ella un tiempo, ella cocinaba de maravilla y también cantaba canciones hermosas en español.

Crecí alrededor de mucha música mexicana y latina y eso fue una influencia enorme también para mí. Me siento muy conectada (con la cultura latina) y mi mamá nació en Michoacán (México).

P.- Estás muy orgullosa de tu conexión latina, pero también fue un obstáculo en tu carrera cuando te ofrecían muchos papeles con estereotipos sobre hispanas. ¿Fue difícil decir que no a esos roles?

R.- Afortunadamente, tengo un equipo increíble y saben qué tipo de papeles quiero interpretar. Así que ni me los enviaban en muchas ocasiones porque dejé muy claro que no lo hicieran.

Me siento muy agradecida por los roles que he conseguido han sido complejos y no tenían que ver realmente con la raza, o si lo eran era una parte pero no como algo obligatorio (...). Soy la más selectiva: digo "no" como diez veces cada día (risas). Pero simplemente soy muy apasionada por el cine, el arte y todo lo que hago y siempre he querido mantenerme fiel a eso.

P.- Entonces, ¿qué encontraste en tu personaje de Alexis en "Waves" para decir "sí"?

R.- La encontré muy fuerte, que se levantaba por lo que creía y muy cercana. Mi madre me tuvo cuando era muy joven y estaba completamente sola (Alexis, en "Waves", queda embarazada de su novio Tyler). Mucha gente le dijo que no me tuviera porque iba a ser muy difícil y ella casi no lo hizo. Gracias a Dios, al final sí me tuvo.

Así que crecer escuchándola a ella sobre su experiencia y su historia creo que me hizo sentirme conectada con Alexis.

P.- La relación entre Alexis y Tyler es muy compleja y, por momentos, turbulenta. ¿Cómo intentasteis llevar cosas personales a la pantalla pero, al mismo tiempo, no sentir eso como una carga fuera del set?

R.- Cuando volví a casa me llevó un tiempo como volver a mí misma y mis amigos y todos me decían como que no era yo. Estaba como un poco apagada e introvertida por un tiempo, así que tuve que curarme y darme un poco de tiempo para relajarme. Normalmente soy una persona muy divertida, pero me habéis visto en muchos personajes oscuros (risas).

P.- Hay una parte muy interesante de "Waves" cuando Tyler rechaza el derecho de Alexis a decidir sobre su embarazo: un hombre joven del siglo XXI replicando las ideas básicas del machismo.

R.- Sí, está increíblemente mal que un hombre o una mujer le digan a una mujer qué hacer con su cuerpo, no solo el embarazo. Yo estoy a favor de cualquier cosa que quieras hacer si sientes que es lo correcto para ti en ese momento de tu vida. Nos beneficiaría mucho a todos que los hombres pararan de decir a las mujeres qué deberían hacer con sus cuerpos.

P.- En la película también se trata la presión de ser perfecto.

R.- Creo que hay muchísima presión sobre todos nosotros, especialmente con las redes sociales. Nos iría bien si nos dejáramos llevar un poco (...). Hay mucha competición con las redes y tienes como que superar a alguien. Y eso es ridículo.

Y sobre mi presión, nadie en mi familia creía en lo que yo quería hacer excepto mi madre y quizá un par más de personas (...). Especialmente en la cultura latina, si dices que este es tu sueño alguien, como un tío, te dirá que estás loca y que vuelvas a la realidad. Pero yo siempre fui una soñadora y supe lo que quería.

David Villafranca