EFESitges (Barcelona)

Alice Krige, actriz que a lo largo de su larga carrera ha interpretado al fantasma de "Historia macabra", a la Reina Borg de "Star Trek" y a la madre vampira en "El pequeño vampiro", entre muchos otros personajes, ha llegado al Festival de Cine de Sitges convertida en una bruja.

"She will" es el título de la película que Krige ha presentado este jueves en Sitges y en la que encarna a una mujer dispuesta a lavar la imagen de las antiguas brujas y a conectarlas con el #MeToo.

El Festival de Cine de Sitges, certamen repleto de amantes del cine fantástico, considera a Krige un referente y esta noche le hará entrega del Premio Máquina del Tiempo.

"Es increíble lo diferente que es la persona del personaje", ha dicho hoy sorprendido un admirador de la actriz y miembro del Club Star Trek cuando la ha visto entrar en la rueda de prensa que ha ofrecido en Sitges.

Risueña y vestida con colores claros, la Krige real que ha paseado este jueves por Sitges tiene realmente poco que ver con el personaje herido y traumatizado que interpreta en "She will".

"Me alegro de que te parezca tan diferente a mis películas -ha respondido Krige al fan de "Star Trek"-; eso quiere decir que hago bien mi trabajo".

"Yo no me planteo en qué género estoy metida cuando hago una película -ha aclarado-. Para mí, los personajes son seres humanos que trato de habitar, sea cual sea el género".

Por eso Krige no describe a su personaje en "She will" como una bruja, "sino como una persona extraordinaria y muy herida".

La actriz da vida a una mujer madura que, tras sufrir una mastectomía doble, viaja a una clínica de Escocia para recuperarse de la operación.

El ambiente de la clínica y la fuerza de la naturaleza del lugar ayudan a la protagonista a conectar con su pasado traumático, algo que su consciente ha olvidado pero permanece en su inconsciente, y a sentir la presencia de otras muchas mujeres heridas.

"Escocia es el lugar de Europa donde más mujeres fueron quemadas acusadas de brujería -ha explicado la directora del filme, Charlotte Colbert-. Eran mujeres que no encajaban en el sistema y cuyas muertes forman parte de la historia del país. La tierra de Escocia contiene en su interior ese trauma y se puede sentir en el aire que respiras".

"She will" es un largometraje que "explora los mitos y el inconsciente colectivo", ha añadido Krige, que ha relacionado esta película con otras de su filmografía como "Historia macabra", "Verano atormentado" e "Institute Benjamenta", hacia las que siente un cariño especial porque "van más allá de lo ordinario".

Un detalle interesante de la película es la presencia del legendario Malcolm McDowell en el papel de un turbio director de cine.

A pesar de que el filme tiene un tono general de pesadilla, en la que la realidad se confunde con la ensoñación, también hay momentos de distensión, como el divertido cameo de Rupert Everett en el papel del profesor de arte.

También cabe destacar el trabajo de Kota Eberhardt como ayudante de la protagonista, quien además de atenderla tiene sus propios problemas con los hombres, en una subtrama que subraya la denuncia de machismo que sobrevuela toda la película.

"Es la historia de una persona, de la protagonista, pero esta historia está conectada con muchas otras historias", ha apuntado la directora.

Una conexión "bella y escalofriante a la vez", tal y como ha dicho el director del Festival, Ángel Sala, que ha recordado que el filme compite en la sección oficial y ha dado a entender que tiene posibilidades de llevarse algún premio.

Por Rosa Díaz