EFEBarcelona

Alizzz ha perdido la cuenta de la cantidad de discos de platino que tiene, cree que más de cuarenta, entre ellos alguno con artistas tan reconocidos como C.Tangana, Rosalía o Becky G, pero hasta ahora seguía paseando por su pueblo, Castelldefels (Barcelona), sin que nadie le reconociera.

Eso empezó a cambiar el día que grabó el videoclip de "El encuentro" con Amaia y cambiará definitivamente a partir de este viernes, cuando salga a la luz su primer disco en solitario, "Tiene que haber algo más".

"Es normal que la gente no me conociera hasta ahora, a pesar de que mis canciones lo hayan 'petao' en medio mundo -ha afirmado en una entrevista con Efe-. Es muy fácil esconderse, basta con no salir en la foto, y la verdad es que se está muy tranquilo en la sombra, pero, si quieres el reconocimiento general, hay que dar la cara".

Cristian Quirante hace tiempo que es conocido y reconocido por sus compañeros de profesión españoles, que saben que es el que ha ayudado a triunfar a Rosalía y C.Tangana bajo el nombre artístico de Alizzz, y por los internacionales, que lo conocen como el productor de música en habla hispana con el que todo el mundo quiere trabajar.

En la entrega de los últimos Latin Grammy consiguió tres premios y, con toda la intención, subió al escenario a hacerse la foto con sus estatuillas porque "dar la cara significa eso, ponerte delante de los focos, con tus virtudes y flaquezas, y dejar que la gente opine".

Hasta ahora no le había interesado tanta exposición, pero las cosas han cambiado desde que tiene un proyecto en solitario, que le ha empujado a dar el paso.

"Esto empezó antes de la pandemia -ha recordado-. Tuve un colapso, una crisis existencial, a nivel creativo y de vida, y eso me hizo parar un poco y meterme solo en el estudio a cacharrear, a experimentar y a tocar la guitarra, que hacía tiempo que la tenía aparcada".

De ahí salieron canciones indie-pop rock que le gustaron y que enseñó a su amigo Pucho (C.Tangana), que le animó a seguir por ahí, y a Amaia, con la que grabó el primer tema del que sería su futuro disco.

"De pronto llegó el confinamiento y todo se paró. Nadie tiraba ni para aquí ni para allá y yo tuve tiempo para dedicarme a mi proyecto y para ver que había algo interesante ahí, un hilo del que tirar", ha confesado.

El resultado es un disco que cuenta con colaboraciones de lujo, como las del mexicano Little Jesus, la barcelonesa Rigoberta Bandini, su amigo C.Tangana y sus admirados Los Planetas.

El nuevo álbum de Alizzz, como los que ayudó a crear con C.Tangana y Rosalía, tiene personalidad propia y los mimbres necesarios para marcar un nuevo hito en la revolución que está viviendo la música comercial española.

"Nos lo hemos tenido que currar mucho -asegura Alizzz-, pero esta nueva ola española tiene propuestas muy interesantes y variadas, que están más en la vanguardia que las de muchos otros países".

"En los últimos años, no sólo hemos compuesto 'hits', nos ha tocado también inventarnos géneros -añade- pero al final hemos encontrado la manera de comunicarnos desde España con lo que está pasando en el mundo de la música latina internacional sin perder nuestra identidad".

Dentro de este nuevo pop español, que Alizzz ha contribuido a crear, su primer disco en solitario aporta una nueva voz que él mismo define como "emocionante".

"Son temas pop sobre momentos cortos y emotivos", aclara, y siempre con un toque electrónico que "las lleva hacia arriba".

El artista empezó en el mundo de la música como productor de música de baile y DJ y, aunque la vida le haya llevado por otros derroteros y él mismo nunca se haya puesto límites, sino que más bien se haya dedicado a saltar todas las barreras, la cultura de club ha marcado su personalidad.

Una personalidad que se mueve entre la euforia y la melancolía y que, a partir de ahora, se abre a todo el que la quiera conocer.

Por Rosa Díaz