EFEMadrid

La joven canaria Ana Guerra, exconcursante de Operación Triunfo 2017, publica este viernes su segundo disco, "La luz del martes" en el que muestra un gran cambio en la trayectoria musical y personal, y en el que, según cuenta a EFE, aboga por la igualdad: “Ojalá todo el mundo viva el amor sin miedo”.

“En este disco si hay un mensaje de apoyo es para el colectivo LGTBI+, porque cada persona tiene el derecho a ser quien quiera ser, amar de una forma libre y que no sufra, que no se sienta rechazado por su condición sexual. (…) Mis amigos del colectivo me han educado, me han enseñado y me han contado la realidad, y yo me he dado cuenta de mi privilegio por mi condición sexual, entonces yo quiero contribuir a que cada uno se sienta como es”, explica Guerra.

De ahí que la canción “Qué sabrán” sea una de las más especiales de este segundo álbum, porque, según cuenta la propia artista “no es solo una canción más, si no que es el grito de muchas personas a las que durante mucho tiempo no se les ha escuchado. Es un grito de igualdad, de libertad y de amor”.

“La luz del martes” (Universal Music) es el disco más íntimo y personal que ha hecho Guerra (San Cristóbal de la Laguna, 1994) hasta la fecha. Un proyecto en el que la propia artista dice “haberse desnudado” y en el que saca cosas de dentro que “nunca ha dicho”. Por eso, estas doce canciones por las que está compuesto el álbum son como “doce heridas”.

"Al final yo, a las sesiones de composición si les tuviera que poner una imagen, me imaginaría una persona llena de tiritas. Nos creemos únicos con lo que nos pasa, pero nos encontramos con que todo el mundo tiene una historia muy parecida”, apunta.

Y es que, como toda herida tiene su proceso de creación y de curación: “Las heridas al final se cierran con todo este proceso: hablas de ellas, compones una canción, le dedicas un tiempo, haces como una especie de terapia, luego las grabas, las produces, y se empieza a cerrar cuando ves a alguien del público cantando tu herida".

Aunque el álbum se compone de doce canciones, la extriunfita confiesa que llegó a escribir “cuarenta canciones”, que después de un difícil proceso no solo de selección, si no también de orden quedaron reducidas a las que han visto la luz. “Me tuvo que ayudar mi club de fans -confío mucho en sus miembros- a elegir las canciones, porque yo ya me estaba volviendo loca”, señala riendo.

Sin embargo, llegar hasta este punto no ha sido un camino “fácil”, y es que todo comenzó un 15 de octubre del pasado año cuando decidió romper con todo lo que tenía hasta ahora, dejó de lado el disco que iba a presentar y decidió arriesgar a sacar su “verdadera música”.

“Se llama ‘La luz del martes’ porque fue como si una luz me iluminará aquel martes donde todo cambió y un año después aquí estamos. La conclusión a la que llegué es que dentro de dos días (por el 15 de octubre del año pasado), en la escucha del disco que tenía terminado, tenía que decir que no quería sacarlo. Que las historias que quiero contar son otras y las quiero cantar de otra manera. A la discográfica les gustó y seguimos adelante”, declara.

El disco está muy ligado con el nombre de la gira, “Lo que nunca te dije”, por lo que el público se va a encontrar lo que nunca había dicho y con su esencia: “En esta gira me voy a subir al escenario con más honestidad, no es que antes no lo hiciera, pero es la primera vez que me voy a desnudar al completo delante de tanta gente y diré cosas que nunca he dicho, de ahí el nombre”.

La canaria ya tiene cerradas algunas fechas de conciertos que empezarán el próximo uno de octubre en el Recinto ferial de Las Rozas (Madrid), de ahí dará el salto el tres de octubre a Valencia, para luego irse a Gandía, Cáceres y Sevilla. De momento, avanza que no tiene más fechas cerradas, porque depende de las restricciones de cada ciudad. “Quiero hacer una gira sana, sin miedo y que se disfrute al máximo”, incide.

Silvia García Herráez