EFESanto Domingo Silos (Burgos)

El pintor y escultor Antonio López ha reivindicado este viernes "el sentido espiritual de todo el arte" en la inauguración de su exposición en el Monasterio de Santo Domingo de Silos (Burgos).

En este sentido, López, Premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1985, ha destacado el carácter espiritual de su obra, que "en el Monasterio de Silos se ve aún más claro, más directamente".

Se ha referido especialmente a sus piezas escultóricas representando cabezas, entre ellas dos de color negro y de gran formato, "Carmen despierta" y "Carmen dormida", que se han instalado en el exterior del cenobio benedictino, flanqueando uno de sus accesos.

"Enlazan con la naturaleza, el día y la noche, no es fácil de explicar, porque el arte es un hecho espiritual", ha insistido Antonio López.

La muestra de su obra complementa la exposición "Angeli" de la XXIV edición de Las Edades del Hombre en Lerma (Burgos), inaugurada el pasado 11 de abril por la reina Leticia.

En el interior del monasterio se pueden ver 22 obras del artista en diversos formatos y materiales, entre ellas lienzos, papel sobre tabla, esculturas de bronce, escayola, madera y resina.

Antonio López ha explicado a Efe que en esta ocasión no ha querido realizar ninguna obra específica para la exposición, aunque se ha preocupado por realizar una selección de lo que ha denominado su obra "más reciente", aunque el cuadro más antiguo de entre los mostrados lo pintó en 1965.

El pintor y escultor tiene más de 80 años y ha recordado que comenzó a pintar a los 13, por lo que la selección ha sido compleja y finalmente se ha centrado mucho en imágenes de flores y esculturas de cabezas.

De hecho, entre las piezas expuestas en una sala situada junto al claustro del monasterio benedictino se encuentran seis de las diez pinturas de la serie "Rosas de Ávila".

"Ha sido complejo reunir estas piezas, porque parte han sido cedidas por coleccionistas, lo que ha hecho que no se hayan expuesto todas", ha explicado Antonio López.