EFEMadrid

Tras aprobar 15 de las 16 enmiendas del Senado, la Ley de Propiedad Intelectual ha dado esta tarde su último paso parlamentario en el Congreso de los Diputados, donde PP, Ciudadanos, Unidos Podemos y PSOE han acordado hacer realidad esta norma que pone fin a la "rueda de las televisiones".

Esta ley, con la que España incorpora a su ordenamiento jurídico dos directivas europeas, ha salido adelante tras incorporar 15 de las 16 enmiendas presentadas en el Senado, ya que una de ellas ha sido rechazada por una unanimidad acordada por todos los grupos políticos para corregir una errata.

Durante la sesión de la mañana el ministro de Cultura, José Guirao, ha agradecido en su intervención el espíritu de "concordia y consenso" con el que han trabajado todos los miembros de la Comisión de Cultura para aprobar un "texto capital" para las industrias culturales españolas.

Una nueva ley que, como han manifestado todas las formaciones políticas, limitará prácticas como la llamada "rueda de las televisiones", ya que entidades de gestión como la SGAE no podrán a partir de ahora repartir más de un 20 % de lo recaudado por cada autor por la emisión de su obra en horario con "ausencia de audiencia significativa", es decir, la que se emite en horario nocturno.

La "gran conquista" de este nuevo texto, en palabras del portavoz de Unidos Podemos Eduardo Maura, es que "algunos socios de SGAE, con responsabilidades tan importantes como la presidencia, habían colonizado la gestión colectiva y desequilibrado un ecosistema musical y audiovisual ya de por si inestable, poco valorado socialmente y con problemas acuciantes de precariedad".

Por su parte, la portavoz de Ciudadanos y presidenta de la Comisión de Cultura, Marta Rivera de la Cruz, ha dicho: "Nos dejábamos la ideología en la entrada, lo que hacíamos quedaba al margen de cualquier posicionamiento político, estábamos dedicándonos a cultivar el consenso para trabajar en favor de los derechos de los españoles".

Esta nueva norma, según Rivera de la Cruz, mejora la eficiencia del mercado de derechos de propiedad intelectual al establecer "garantías, herramientas de control y de transparencia en las entidades de gestión".

Además, mejora el sistema de voto en estas entidades y "se refuerzan los derechos de los socios" y también, ha puntualizado, da un "paso decisivo para frenar los abusos de la llamada rueda de las televisiones", que estaba "alterando escandalosamente el reparto de los derechos de los compositores musicales".

El texto también incluye otras medidas para luchar contra la piratería como la de que solo se requerirá la autorización judicial para el cierre de una página web en el caso de que sea de estricta reincidencia en el delito o si previamente ha habido una resolución judicial.

En su turno de intervención, el portavoz socialista de Cultura, José Andrés Torres Mora, ha destacado que sacar adelante esta ley "no ha sido una tarea fácil" y ha añadido: "A lo largo de mis 10 años como portavoz he visto como personas llevadas por la avaricia o la ingenuidad han tratado de menoscabar los derechos de los que crean derechos culturales".

La única que ha "roto" con su intervención "el consenso", según le ha recriminado el ministro de Cultura, ha sido la diputada popular María José García Pelayo, quien ha ocupado su tiempo en criticar los ocho meses de gobierno socialista.

"El balance es agridulce, sin bien el trabajo de la comisión de Cultura ha sido ágil, considero que tras ocho meses de gobierno del PSOE han abocado a nuestra cultura a una legislatura fallida", ha criticado García.