EFETorremolinos (Málaga)

El festival de música electrónica “Sophie” arranca este domingo 3 de julio en Torremolinos (Málaga) de la mano del productor alemán Paul Kalkbrenner, la italiana Giorgia Angiuli, el francés Janeret y el proyecto de Lazare Hoche, S.A.M. y Malin Genie, Mandar.

Cada domingo hasta el próximo 28 de agosto, reconocidas figuras de este género musical a nivel internacional se darán cita en los jardines del palacio de congresos de ciudad de la Costa del Sol en una experiencia que busca fusionar la música “underground" y la naturaleza, han apuntado desde la organización.

A las actuaciones de esta primera jornada del “Sophie”, donde prácticamente ya se ha colgado el cartel de “no hay billetes”, le seguirá el 10 de julio la del DJ italiano Enzo Siragusa, toda una institución en el movimiento “rave” y en la escena londinense.

Siragusa compartirá escenario con Anthea, quien tras construirse una reputación como DJ femenina en el Reino Unido, ahora difunde su marca distintiva de música funk”; Francesco del Garda; Laurine; Cecilio; Quest, Evan Gaggs; Sweely; y Trumer.

El cartel del domingo 17 de julio lo encabeza Seth Troxler; el del 24, Jamie Jones; y el del 31, Secret Guest; ya en el mes de agosto, en el Sophie actuarán con su sello “[a:rpia:r]”, Raresh, Petre Inspires y Rhadoo; y el 21 lo harán Dan Ghenacia, Dyed Soundorom y Shonky con "Apollonia", una colaboración entre tres de “las exportaciones más calientes del metro de París”.

En el punto y final de esta edición estarán el suizo criado en Santiago (Chile), Luciano, “referente de excelencia y devoción por la música electrónica”; Mathew Jonson, una de las voces más distintivas de la música dance electrónica; y Sonja Moonear, de quien se dice es “relajada con la publicidad, pero hábil detrás de los platos”; y junto a ellos, Priku y Alci.

“España necesita un evento de estas características para transformar las tardes de domingos de los meses de verano”, han señalado sus organizadores, que estiman en cinco millones de euros el impacto económico de un evento que generará en torno a 200 empleos y pondrá a Torremolinos en el epicentro de la música con “uno de los mejores festivales de Europa”, añaden.