EFEValladolid

El cine como espacio de reflexión, al margen de su concepto de espectáculo vinculado a la industria del ocio, es lo que defiende la actriz Assumpta Serna, convencida de que es uno de los instrumentos para canalizar la dimensión ética que, a su juicio, le falta a la sociedad de nuestros días.

"Las películas son reflejo de la vida para que cada uno escoja el modelo de conducta y actitud con el que más se identifique, entretienen pero también ayudan a reflexionar", ha analizado en una entrevista con Efe durante un alto en el rodaje de su última película, que estos días la retiene en Ciudad Rodrigo (Salamanca).

Bajo la dirección de Pablo Moreno, Assumpta Serna (Barcelona, 1957) forma parte del elenco de "Red de libertad" junto a Luisa Gavasa, Juan Lombardero y Lorena Berdún, entre otros actores y actrices. En el filme da vida a un personaje histórico, el de la religiosa Helena Studler, que al comienzo de la II Guerra Mundial salvó la vida en Francia a cientos de personas del horror nazi.

"Hay que ser héroes también en nuestros días", ha analizado desde la perspectiva del siglo XX en que se ambienta la película, el de los dos grandes totalitarismos, las guerras mundiales y la bomba atómica, porque en el XXI también hay conflictos bélicos, terrorismo, prisioneros y refugiados que, en su opinión, exigen "valentía y una reacción decidida" como la de su personaje.

Muchas personas e instituciones "pueden hacer mucho más que ser tibios, pero o bien se callan o no tienen opinión, lo que en cierto modo es una forma de colaborar con el mal", ha lamentado Serna, que el próximo año cumplirá cuatro décadas desde su debut en la gran pantalla con "La orgía", de Francesc Bellmunt.

Pilar Miró ("El crimen de Cuenca" ), Pedro Olea ("El maestro de esgrima"), Pedro Almodóvar ("Matador"), Carlos Saura ("Dulces horas"), Miguel Picazo ("Extramuros") y Bigas Luna ("Lola") son algunos directores con los que ha trabajado esta veterana intérprete que en 1989 participó en la serie norteamericana "Falcon Crest".

Desde 2004, con la Fundación First Time instituida junto a Scott Cleverdon, ha defendido la instauración de un código ético o de buenas prácticas en el sector audiovisual con el apoyo de la Universidad Carlos III, pero con frecuencia ha topado contra la voluntad del ministerio y de las instituciones.

La transparencia en la gestión y financiación de los filmes, el sello ético que distinga a los rodajes con el humanismo como referente, es uno de los empeños de esta actriz que ha abogado por "el cambio de un chip cultural" en pos de "un cine de despertares y heroísmo personal, de películas diferentes como las de Moreno", ha apostillado.

Esta ausencia de valores, ha insistido, no es propio de las artes audiovisuales sino de conjunto, "es un problema general, de educación: en la escuela se premia la mediocridad, se mira mal a quien despunta y en las empresas pasa lo mismo".

"Se tiene envidia a quien sobresale en vez de ayudarle a salir adelante. Eso no pasa en otros países, donde se premia y se escuchan los proyectos. Aquí parece que todo está repartido entre unos pocos", ha lamentado antes de reiterar la necesidad de establecer "un sello de confianza en lo audiovisual" porque "hay proyectos y películas que son éticos y debe conocer el público".

La crisis económica, ha puesto como ejemplo, "ha sido la mejor excusa para decir que no hay dinero para el cine, pero hay cantidad de soluciones, no hay más que mirar a la industria francesa o norteamericana donde las empresas privadas financian películas a cambio de la reducción de impuestos".

Esta es la línea, además de la rebaja del IVA cultural, hacia la que ha apuntado Assumpta Serna para lograr también que otras cinematografías vengan a rodar a España, "un plató maravilloso y muy desconocido todavía", ha anotado.

"Hay que romper la idea de que el cine español es malo, hay que escuchar a la gente, sus críticas y opiniones, pero también hacerles ver que prestamos un servicio", ha concluido.

Roberto Jiménez.