EFEValladolid

Santiago Auserón, que ofrecerá tres conciertos junto a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, ha asegurado que mientras la escena rockera está "estancada" porque los "intereses mercantiles se han impuesto en la maquinaria", el nivel de la música sinfónica en España es "elevado y excelente".

Durante la presentación de estos tres conciertos -31 de mayo en León, 1 de junio en Burgos y 2 en Salamanca- en los que repasará su repertorio creativo desde una nueva perspectiva junto a músicos que considera "virtuosos y excelentes", Auserón ha indicado que "si sólo hay intereses mercantiles volverá de nuevo la barbarie".

"En todo pueblo y ciudad surgen cosas muy interesantes que no encuentran lugar en el que desarrollarse", ha matizado Auserón, quien ha reflexionado ante los periodistas sobre las dificultades que los "jóvenes encuentran para innovar culturalmente" porque el interés económico ha invadido los medios.

Para el excantante de Radio Futura la escena sinfónica en España ha alcanzado un nivel de vanguardia y excelencia que "hay que valorar" y demuestra que ya no es necesario "importar" profesionales de otros países puesto que "es de primer nivel" en todo el mundo.

En sus conciertos junto a la OSCyL presentará su gira "Vagamundo", en la que sus composiciones "adquieren nuevas dimensiones junto a la música sinfónica" en una fórmula que inició en 2014 con un concierto en Valladolid y que ha repetido junto a las Orquestas de Murcia, Valencia y Aragón.

"Cuando surgió el proyecto no quería que fuera una simple orquestación que edulcorase mis composiciones populares", ha aseverado el músico, quien buscó "aventura artística" para abordar su repertorio de forma amplia.

Auserón ha reconocido que la ayuda de la arreglista Amparo Edo Biol ha sido "fundamental" para que las canciones tomen una nueva dimensión, ya que "se ha escrito mucho y no sólo en "interludios, preludios y codas".

"Nunca he dejado de ser un rockero con voluntad autodidacta", ha señalado al admitir que en sus planes "no estaba el meterse en la música sinfónica", pero que una vez aceptado el reto ha encontrado "muchos recursos en los que ampliar sus conocimientos e innovar también en lo popular".