EFEMadrid

Ediciones primeras, manuscritos, cuadernos de apuntes, cartas, sobres con secretos y hasta gotas de mar son algunos de los objetos depositados en la Caja de las Letras por seis escritores y tres editores en un homenaje al libro con el que el Instituto Cervantes ha abierto la Semana Cervantina 2021.

Los escritores Manuel Rivas, Bernardo Atxaga, Carme Riera, Luis Alberto de Cuenca, Cristina Fernández Cubas y Antonio Muñoz Molina, además de la directora de Alfaguara, Pilar Reyes; la directora editorial de Alianza, Valeria Ciompi, y el director de Pre-textos, Manuel Borras, han depositado sus legados en la antigua cámara acorazada que alberga la sede del Cervantes en Madrid.

Era la primera vez que el Instituto organizaba una cesión colectiva tan numerosa, que eleva a 79 el número de legados que atesora la Caja de las Letras, en un acto en el que el Cervantes ha querido homenajear el libro desde el proceso de creación, con seis escritores, hasta la edición, con tres responsables de ella, ha explicado el director de la institución, Luis García Montero, quien ha señalado que el libro "es la mejor metáfora de la libertad en la sociedad moderna".

García Montero ha apostado por el entendimiento entre distintas lenguas "que huyen del fanatismo y la identidad cerrada tan de moda en el mundo de la polarización, que es el mundo que debe combatir la cultura", mientras que María José Gálvez, directora general del Libro, ha destacado este acto como de empoderamiento del libro.

Antonio Muñoz Molina ha hecho una defensa del trabajo de la creación literaria y ha recordado, que cuando se defiende la literatura frente a la piratería, no se está protegiendo "los privilegios de unos señoritos". Por eso, ha legado unos cuadernos con los apuntes que ha utilizado para escribir su último libro.

Muñoz Molina ha destacado la necesidad de "limpiar las palabras", como ocurre con la palabra "libertad" que aparece en los carteles de los partidos politicos: "la poesía y la literatura mantienen limpia la lengua. En literatura coges palabra libertad y la limpias de Díaz Ayuso", ha dicho en referencia a la presidenta de la Comunidad de Madrid.

La escritora y académica Carme Riera ha asegurado que se trataba de un acto cargado de simbolismo y por eso, además de legar ediciones de su libro "Palabra de mujer" en catalán y en castellano, así como la edición conmemorativa de "En el último azul" y su ensayo "Cervantes desde el nacionalismo catalán", ha introducido en su caja de seguridad unas gotas del mar Mediterráneo.

Mientras, Bernardo Atxaga ha dejado en la Caja de las Letras ejemplares de las ediciones de su novela "Obabakoak" en euskera y en castellano y de un número de la revista "Pott", que creó hace más de cuarenta años junto con José Mari Iturralde, Joseba Sarrionandia, Ruper Ordorika, Jon Juaristi y Manu Ertzilla.

También su último cuento infantil y un sobre "secreto" forman parte de este legado que debería abrirse, ha explicado, el 27 de julio de 2051, cuando Atxaga cumpliría "de una forma u otra" cien años.

Cristina Fernández Cubas ha recordado la sensación de "secreto, misterio y respeto" que le produce la Caja de las Letras, "una suerte de gabinete de ilusionista cuya esencia está en lo que no se ve, un museo de objetos invisibles", en la que ha dejado "algo relacionado" con la casa de Areyns de Mar en la que se crió, ya que es "la verdadera autora" de su escritura.

Por su parte, Manuel Rivas, que se ha mostrado "muy feliz de estar en esta hermandad secreta" de la Caja de las Letras, ha legado el manuscrito de "En salvaxe compaña", ediciones en gallego, castellano, italiano y francés de su novela "El lápiz del carpintero" y un libro de poemas ecológicos "en extinción" llamado "Mohicania".

Pilar Reyes, directora editorial de Alfaguara, ha entregado el sexto volumen de lo que se conoció como la Colección Azul, "Alguien que anda por ahí", de Julio Cortázar, que el autor consideró como la portada más bonita que le habían hecho nunca, así como el mapa del mítico territorio ficticio de Región, de Juan Benet, que apareció en 1983.

Valeria Ciompi, de Alianza, ha dejado la primera edición de "Unas lecciones de metafísica", de José Ortega y Gasset que es el número 1 de la colección El libro de bolsillo, publicado en 1966, un certificado de tirada del Ministerio de Información y Turismo de "Los Pazos de Ulloa" de 1966, una prueba de cubierta de "El lobo estepario" y una carta firmada por el premio Nobel guatemalteco Miguel Ángel Asturias, entre otros.

La caja de Alianza deberá ser abierta en 2066 en el centenario de creación de la editorial con el objeto de que, si la abre un robot, "vea el artefacto perfecto que es un libro".