Con una semana en el país, la agrupación de hip-hop catalana Lágrimas de Sangre se ha sorprendido de lo "entregado" que es el público mexicano y, en entrevista con Efe, el cantante Still Ill asegura que lo que más le está gustando de México "es el calor de su gente".

"Nosotros veníamos un poco a ciegas, es la primera vez que cruzamos el charco y la gente es muy receptiva, súper cálida, los conciertos han ido muy bien, e incluso la gente se sabe nuestras canciones y eso es algo que no esperábamos", cuenta Ill.

La agrupación, que cuenta con más de quince años de trayectoria y cinco discos en su haber, había aspirado a expandir su música por Latinoamérica desde hace muchos años, no obstante, fue hasta que impulsados por su colega el cantante Sharif, decidieron finalmente dar el paso.

"Él nos pidió que lo acompañáramos y accedimos, además desde Barcelona vemos qué países escuchan nuestra música y entre ellos está México. Siempre hemos pensado que aquí y en Latinoamérica es un territorio donde nuestras canciones pueden funcionar muy bien", relata.

Desde hace una semana Lágrimas de Sangre ha podido constatar esa buena recepción que imaginaban gracias a las presentaciones que han tenido en ciudades como Puebla, Ciudad de México y Querétaro, lugares en donde han tenido oportunidad de convivir más de cerca con su público, explorar la cultura mexicana y disfrutar de su gastronomía.

"Incluso (algunos fans) nos han regalado cosas, nos vienen a hablar, nos piden fotos. Es un público que mantiene mucho la atención, a lo mejor ha habido muchos que no conocen nuestra música pero están ahí en los conciertos escuchando, analizando, son muy respetuosos y con mucha capacidad de análisis", describe Still sobre quienes han asistido a sus conciertos.

Y el recorrido aún no termina, ya que para el 27 de mayo Lágrimas de Sangre se estará presentando en Monterrey, el 28 tocarán en Guadalajara y finalmente terminarán lo que esperan sea la primera de muchas experiencias latinas el 29 del mismo mes en Aguascalientes para luego regresar a España y seguir promocionando su última producción discográfica "Armónico desorden".

El material fue presentado por primera vez en el Festival Viña Rock de España ante cerca de 100.000 personas y se trata de un disco compuesto por 15 canciones en el que mantienen el espíritu contestatario de la agrupación con sonidos que van del rock al hip-hop pasando por el reggae o el rap, entre otra mezcla de géneros.

"A nosotros tanto a nivel musical como personal las canciones de protesta nos han ayudado mucho en la vida, la música te abre la mente a pensar, siempre es bueno que haya música que te genere preguntas", asegura Still, quien confiesa tuvo de "escuela" a la banda mexicana Molotov, en ese aspecto.

Esta vez también se llevan nuevos aprendizajes musicales del país, y la ilusión de algún día hacer una colaboración con algún artista mexicano. Confiesan que tienen en la mira a Sabino, rapero a quien conocieron gracias a Sharif.