EFEIrun (Gipuzkoa)

El director Mariano Barroso rueda en distintas localizaciones de Euskadi la serie "La línea invisible", que recrea el momento en el que ETA decidió matar, el instante en el que el "sueño" de unos jóvenes revolucionarios antifranquistas comenzó a transformarse en "una pesadilla".

Así ha definido Barroso, en un encuentro con los medios de comunicación durante el rodaje en Irun (Gipuzkoa), el enfoque de la serie producida por Movistar+, que comenzó a filmarse en mayo y culminará a finales de agosto.

La serie se basa en los hechos reales que configuraron el inicio del terrorismo de ETA, desde el asesinato del guardia civil José Pardines en 1968 a manos de Txabi Etxebarrieta -el primer etarra que mató y el primero en morir- hasta el primer atentado planificado de la banda, el del policía Melitón Manzanas, al que da vida el actor Antonio de la Torre.

La ficción constará de seis capítulos de 45 minutos y en ella Mariano Barroso dispone de parte del equipo artístico con el que rodó la exitosa serie de Movistar+ "El día de mañana".

Los productores han hablado con asociaciones de víctimas de ETA, a las que han expuesto el proyecto y han explicado que no pretenden "hacer ningún tipo de discurso ni teorizar, sino contar la historia de lo que ocurrió en esos años".

Mariano Barroso no plantea esta ficción como una serie sobre la historia de ETA, sino sobre "la historia de una tragedia, de un desencuentro entre dos partes de un mismo pueblo", en el que se impone la "incapacidad para el encuentro, para la empatía".

"Para mí tiene que más que ver con Romeo y Julieta que con una cuestión política o ideológica", subraya el director.

Movistar+ le propuso asumir el proyecto sobre un guion de Alejandro Hernández y Mitxel Gaztanbide, basado en unos hechos que ocurren "en el periodo justo antes de que empiece todo, cuando el sueño todavía no se había convertido en pesadilla, justo cuando empieza la pesadilla".

Es consciente de la dificultad de presentar a una ETA germinal muy diferente a la que ahora permanece en la memoria colectiva de los españoles, porque entonces "eran unos cuantos chavales en plena represión tremenda del régimen franquista, con una situación de Estado casi policial y con unos sueños muy influidos por todos los movimientos internacionales"

"Entre esos chavales, que eran unos soñadores, de repente uno se convierte en un asesino y de repente todo se va a la mierda y se convierte en un horror", explica.

En el reparto destaca Alex Monner como Txabi Etxebarrieta y Antonio de la Torre como Melitón Manzanas, el jefe de la brigada político social de Gipuzkoa, conocido por torturar a los opositores al régimen franquista e, incluso, a los contrabandistas que pasaron por su comisaría.

De la Torre dice ser "muy consciente" de que Manzanas representa al "torturador oficial" franquista, pero, como hace siempre con sus personajes, elude juzgarlo para evitar acercarse a él "de una manera maniquea y equivocada".

Ha tratado de componer un personaje "poliédrico" para lo que ha tratado de acercarse a su familia, aunque no ha podido hablar con su hija, de quien le ha llegado un testimonio indirecto: "Me consta que le quería mucho y que sufrieron mucho, para la familia ha sido una carga llevar durante años la etiqueta de ser la familia de un personaje siniestro".

También ha recopilado relatos de personas que fueron torturadas por Manzanas y de gente que lo conoció, a través de la que ha sabido que "tenia cierto don de gentes, le gustaba el teatro y tenía capacidad para las relaciones sociales".

"Hitler era un ser humano, y me parece más interesante y más humano asumir la realidad. Los seres que perpetraron el holocausto eran personas, lo cual es horrible, es pavoroso, da miedo, pero es la realidad", explica el actor.

En el reparto figuran también Anna Castillo, Patrick Criado, María Lizarralde, Ione Irazábal, Josean Bengoetxea y Sandra Balerdi.