EFEMadrid

Beret protagoniza este viernes uno de los debuts discográficos más esperados de los últimos años en la música española gracias a "Prisma", aupado por grandes estrellas como Pablo Alborán y Vanesa Martín, conciertos en grandes pabellones y la canción "Lo siento" como "bandera".

"Ese tema fueron mis inicios en Warner Music y en la radio, es la canción con la que termino todos los shows y la que ha ampliado el target de la gente que me escucha. Es la bandera y símbolo de este álbum", explica en una charla con Efe este músico surgido de las dunas de Youtube como otro de esos fenómenos que brotan desde abajo.

Tras varios álbumes autoeditados, su primer trabajo como parte de la gran industria (con un contrato millonario mediante) es fruto de nueve meses intensivos de composición y "pildorazos" con los que ha entretenido la espera de su base de seguidores, cada vez mayor como demuestran los 220 millones de reproducciones de su tema estrella.

"Pronunciar un 'lo siento' es complicado, pero cuando lo haces con una canción resulta más fácil, por eso es buenísima para dedicarla", valora su autor, antes de subrayar que parte de su éxito radica en que "habla mucho de lo que pensamos, pero no de lo que decimos".

Refrescado en un "duelo" con la mexicana Sofía Reyes que le ha ayudado a hacerse más popular también en Latinoamérica, "Lo siento" es uno de los 16 temas que integran "Prisma" y ofrece una de las muchas caras e influjos de su música, siempre con una característica en común, su "asertividad".

"Hablo de la parte más humana, que son los sentimientos, ya sea en canciones alegres o tristes, y por eso la gente puede identificarse con mis temas", destaca Francisco Javier Álvarez Beret (Sevilla, 1996).

Canción de autor y rap (especialmente el andaluz, como se percibe en su fraseo particular) concurren en un álbum que ocasionalmente incluye ramalazos de reggae ("Me mata") o balada italiana ("Te echo de menos"), canción que por cierto muestra su gusto por subvertir la estructura clásica.

"Quiero que mis canciones impresionen de improviso. Si oigo algo que al minuto y medio no me ha cogido... Por eso a los 15 segundos hay veces que yo me voy al estribillo", bromea este artista que se soñó como compositor antes que como intérprete.

Entre los nuevos temas se reconoce ya un estilo propio y hay quien por ejemplo ve en "Si por mí fuera" la hermana optimista o acelerada de "Lo siento" ("imagino que por el crescendo común hasta la explosión", analiza).

Otros ofrecen la oportunidad de escucharle junto a estrellas como Melendi ("Desde cero"), Vanesa Martín ("Cóseme") o con Pablo Alborán en uno de los cortes que más sorprenden por cuanto saca al malagueño de su habitual terreno melódico.

"Fue un experimento completo, pero aun así el tema salió muy bien, con una parte que es puro piano y presencia de voz arriba, más de su estilo, otra en la que la canción se parte con la percusión, que es más Beret, y otra en el estribillo en la que confluímos ambos", presume.

Para la producción, Beret ha repetido con Baghira, la misma persona con la que empezó a grabar hace dos años y con la que mantiene "un entendimiento fuera de lo musical", algo esencial para él.

Su fenómeno vivirá en 2020 otro momento crucial con la primera gran gira de presentación de "Prisma". Arrancará el 22 de febrero en el Palacio de Deportes Martín Carpena de Málaga y pasará por grandes pabellones como el Palau Sant Jordi de Barcelona el 6 de junio, el WiZink Center de Madrid el 28 de junio y el Auditorio Rocío Jurado de Sevilla el 26 de septiembre.

"He aprendido que la cantidad de gente que viene no es lo que me pone mal. Soy yo mismo, el cómo observo a esas 100 o 30 000 personas. Si vas con inseguridad, te vas a poner nervioso igualmente", afirma tras aprender a templarse sobre el escenario y listo para ofrecer un espectáculo "diverso" en el que "unos saldrán llorando y otros bailando".

Por Javier Herrero.