EFEBerlín

Una calle y un barrio de Berlín son las propuestas que la capital alemana quiere que la Unesco tenga en cuenta para declararlos Patrimonio de la Humanidad, como ejemplo de la diferente concepción urbanística que se acometió en la ciudad tras la Segunda Guerra Mundial.

Se trata de la avenida Karl-Marx-Allee, en el este, y el barrio Hansaviertel, al oeste de la Puerta de Brandeburgo, dos ejemplos diferentes de planificación urbana que muestran los criterios con los que se reconstruyó la capital a ambos lados del Muro.