EFEBarcelona

Jane Birkin, que inspiró a Serge Gainsbourg algunas de sus canciones más bellas, sigue interpretándolas y llevándolas "de viaje por el mundo", porque sus letras son poemas que "resuenan en el interior de muchas personas" y especialmente en el interior de ella misma.

"Algunas de sus palabras significan más para mí ahora que cuando él las escribió", ha dicho este viernes la cantante en un encuentro con la prensa previo al concierto que ofrecerá mañana en el festival de Girona Temporada Alta.

"Symphonie Intime" es el título de este recital, en el que rinde homenaje al que fuera su pareja artística y sentimental, acompañada por el pianista Nobu Nakajima y siete músicos más, en versión música de cámara.

El repertorio incluye alguna de las canciones que Gainsbourg escribió para Birkin después de que ella le dejara y "hablan de separación con gran lirismo y belleza". "Es maravilloso cómo transmite tanta emoción con tan pocas palabras", dice.

"En aquel momento, yo cantaba aquellas canciones intentado interpretar lo que me quería decir y creía entenderlas, pero con el tiempo, después de haber vivido otras separaciones activas y pasivas, sus palabras significan más cosas para mí", ha revelado la cantante, de 72 años, que rompió sentimentalmente con el compositor francés hace casi treinta.

Las letras de esta canciones escritas a principios de los años ochenta siguen resonando en el interior de Birkin y de miles de personas, porque su autor fue "uno de los poetas más grandes de la modernidad y ha sido comparado con Baudelaire y Apollinaire".

Birkin recuerda que cuando Gainsbourg murió, algunos periodistas de su Gran Bretaña natal hablaron de él como "el autor de 'Je t'aime...moi non plus' y otras canciones guarras, sin darse cuenta de lo polifacético que era, como escritor, compositor, figura pública y provocador".

"Somos muchos los que le echamos de menos, no sólo por sus canciones, sino por su actitud políticamente incorrecta con la que se identifica mucha gente, incluso algunos que nunca llegaron a conocerle en vida porque nacieron después de su muerte", ha asegurado, en referencia a episodios muy conocidos de su vida, como cuando quemó un billete de 500 francos en directo, que tienen muchas visitas en internet.

Tras separarse de Gainsbourg, Jane Birkin ha tenido una larga carrera como actriz, cantante y escritora, en la que ha colaborado con grandes creadores y ha dado muestras inequívocas de una personalidad artística propia.

No obstante, Birkin disfruta volviendo una y otra vez a las canciones de Gainsbourg: "Él no tuvo tiempo de llevarlas por el mundo en vida y lo hago yo, en homenaje a él".

"Gainsbourg empezó a interpretar sus propios temas en directo muy tarde, porque al principio sólo lo hacía en grabaciones de televisión, por eso no llegó ni tan siquiera a actuar en Canadá, que era la primera salida internacional de la música en francés", ha recordado.

"Yo quiero hacer viajar sus palabras", ha añadido la cantante, que se embarcó en el proyecto "Birkin Gainsbourg Symphonic" en 2016 y desde entonces lo ha llevado por todo el mundo.

El formato reducido de este proyecto llega ahora a Girona y seguirá viajando hasta el próximo mes de abril, según ha anunciado la creadora, que cree que si Gainsbourg estuviera vivo "le conmovería esta manera de presentar sus canciones".

"Él amaba la música clásica y había trabajado con orquesta, pero nunca se pudo permitir un proyecto tan ambicioso como éste, por eso creo que le conmovería, aunque también sé que diría que él no era suficientemente importante para hacer todo esto con sus canciones", ha elucubrado.

"Él consideraba que su arte era menor, al lado de la pintura o la música clásica, pero en el fondo sabía que él también era importante", ha concluido Birkin, con una sonrisa cómplice.