EFEPamplona

La cineasta Icíar Bollaín se ha mostrado ilusionada y emocionada por la proyección este domingo, en el centro penitenciario de Pamplona, de su undécimo largometraje como directora, "Maixabel", en el que profundiza en un tema tan delicado como los encuentros en el marco de la llamada "justicia restaurativa".

Escrita por la guionista Isa Campo (“Entre dos aguas”, 2018) e Icíar Bollaín, la cinta se inspira en hechos reales y cuenta la historia de Maixabel Lasa, viuda del político vasco asesinado por ETA, Juan María Jáuregui, que fue una de las primeras víctimas en acceder a entrevistarse con los asesinos de su marido en la cárcel, en el marco de los encuentros restaurativos impulsados en 2011 desde la llamada ‘Vía Nanclares’.

Tras el pase en la prisión de Pamplona, se llevará a cabo un coloquio posterior con los internos en el que participarán Icíar Bollaín y Maixabel Lasa, así como el consejero de Políticas Migratorias y Justicia del Gobierno de Navarra, Eduardo Santos.

Bollaín ha asegurado este sábado en conferencia de prensa que esta película "trasciende la cuestión cinematográfica", para convertirse en "algo constructivo y muy inspirador". Se trata, ha resaltado, de "una historia universal" sobre "segundas oportunidades, arrepentimiento, empatía", conceptos, ha dicho, que atañen a todas las personas.

La cineasta ha declarado que la oportunidad de proyectar una película en la cárcel "es casi imposible" y en este sentido ha reconocido que el del domingo "va a ser uno de los coloquios más inolvidables que vaya a vivir".

La directora ha destacado que está siendo "impresionante" las reacciones que está viendo en citas como el Festival de San Sebastián, también de las víctimas del terrorismo, y ha reconocido que le llena "de orgullo" ver "el cariño" con el que reciben a Maixabel.

La viuda de Juan María Jáuregui, ha subrayado, es para ella "un referente" y una persona de "una solidez ética envidiable", pero al mismo tiempo "muy sencilla" y "muy accesible". Se trata, ha indicado, de una persona que "me ha enriquecido mucho conocer".

Bollaín ha comentado que hacer este película tenía "muchos riesgos" y le daba miedo "mover dolores", pero está satisfecha con el resultado, porque "se comunica lo importante", que es que "se puede hacer algo con ese duelo y ese dolor" causado por el terrorismo y "éste es uno de los caminos".

"Queda mucho dolor y muchas heridas", porque el sufrimiento derivado del terrorismo es "irreparable", ha resaltado la cineasta, quien ha considerado que, sin embargo, "esa conversación entre dos personas, y a nivel de sociedad, es buena". Hablar, ha insistido, "es una cosa positiva siempre".

La directora ha apuntado que en la cinta no está presente el concepto de "perdón" de las víctimas a los terroristas, algo que incluso puede estar implícito en el hecho de asistir a esos encuentros, y ha aseverado que los presos tampoco lo piden, aunque son conscientes del daño que han causado.

Los terroristas que han participado en este programa restaurativo, ha señalado, han hecho un viaje "muy solitario", ya que son "unos traidores" para los suyos y "unos asesinos" para la sociedad.

En la cárcel, ha afirmado, "cuando te quedas solo contigo mismo" en la celda "esa voz interior es algo que tarde o temprano vas a oír".

Protagonizada por Blanca Portillo y Luis Tosar, "Maixabel" es una producción de Kowalski Films y FeelGood.