EFEMadrid

El cineasta Daniel Calparsoro ha condensado las casi quinientas páginas del best-seller "El silencio de la ciudad blanca" en un "potente y trepidante" thriller que llegará este viernes a las salas españolas con el mismo título.

"El reto no era hacer una traducción de la novela sino llevar al cine las emociones y sensaciones que yo tuve durante su lectura, y lo primero fue que la devoré, por eso quise hacer para el espectador una película trepidante", ha dicho este miércoles el director en una entrevista con Efe.

Añadió Calparsoro el elemento romántico "muy fuerte, fatalista", que ya está en la novela, a través del triángulo que protagonizan Belén Rueda, Manolo Solo y Javier Rey, pero desde el punto de vista de "una mujer empoderada, que es siempre la que lleva la iniciativa", explica Calparsoro, también en la relación con un joven y atractivo inspector que a la vez está "muy desvalido".

Y por último, en una tercera capa, el director ha rescatado y potenciado la mezcla del mundo contemporáneo y el mundo antiguo de la novela, que "roza el realismo mágico", dice, sin perder de vista su esencia de thriller, con muchas secuencias "eléctricas".

"Calparsoro rueda acción como nadie", afirma Belén Rueda, impecable en su papel de mujer madura, casada con un famoso periodista (Solo) y máxima autoridad de la Ertzainta en Vitoria, que dirige a los inspectores Unai "Kraker" (Rey) y su compañera Estíbaliz (Aura Garrido) en la investigación de varios asesinatos que parecen continuar una serie iniciada veinte años antes.

Precisamente, el director destaca de Rueda su "generosidad y talento", de Rey su "honestidad al transmitir sus intimidades", la "magia" de Garrido, con la que ya trabajó en su anterior filme "El aviso" (2018), y especialmente, de los actores Solo y Álex Brendemühl, que aparece por partida doble convertido en dos gemelos, la perfección de las emociones que transmiten con sus trabajos.

Curiosamente, ninguno de los integrantes del equipo había leído la novela de suspense de la vitoriana Eva García Sáenz de Urturi, a pesar de ser uno de los best seller del año pasado, con más de un millón de ejemplares vendidos; la propia autora ha estado pendiente del guion, adaptado por Roger Danés y Alfred Pérez Fargas.

Para Calparsoro hay una escena que concentra y simboliza todo lo que sintió al leer el libro: es una persecución por los torreones de la catedral nueva de Vitoria en la que el asesino siempre lleva la delantera a los policías en varios planos largos donde las piezas se mueven como cobayas en un laberinto.

"Yo siempre vi a Kraken como un hámster que da vueltas en una rueda que no va a ninguna parte, esa sensación de alguien desesperado que quiere salir, pero no encuentra el camino", ha dicho.

"Unai está muy marcado por lo que le ha pasado, algo tan grave que es incapaz de superarlo. Es un tipo obsesivo, se hace daño, se lesiona corriendo por las noches, y creo que la aparición de este asesino le da alas para olvidar el tormento diario que tiene en su cabeza", explica Rey sobre su personaje.

Por su parte, la subcomisaria Salvatierra (Rueda) es una mujer "con las cosas muy claras, muy profesional, y el tipo de mujer que se ha dedicado tanto a su trabajo que ha dejado un poco de lado lo que significa ser mujer".

El director le ha pedido un gran esfuerzo físico a los actores, que tuvieron que mantenerse muy en forma; tanto, explican entre risas, que debían adelantarse al operador de la cámara "steady cam" que grababa sus carreras subido en un segway. "Es la primera vez que lo vemos", se consuelan Rey, Rueda y Solo.

La novela, primera parte de una trilogía de la autora, está ambientada en Vitoria, su ciudad natal, aunque, según apunta Calparsoro, es un reflejo más amplio: "Hay una intención, el paisaje no es sólo Vitoria sino que es Euskadi, donde se mezclan el mundo rural y el urbano, y ambos conviven".

Según sus actores "El silencio de la ciudad blanca" es una opción "apasionante" para "olvidarse de todo" y sumergirse en una historia "mágica" de esas que "pasan volando".