EFEToledo

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha subrayado este viernes que la cultura, que puede ser utilizada para la confrontación, es, en su opinión, un instrumento para la paz y defiende valores como la libertad, la igualdad y la fraternidad.

Calvo ha participado este viernes en Toledo en la clausura de la Asamblea General de la Red Europea de Institutos Culturales (EUNIC) y la primera reunión presencial de la Red Iberoamericana de Diplomacia Cultural (RIDCULT), que se ha celebrado durante dos jornadas.

Tras dos días de reuniones, la EUNIC y la RIDCULT han aprobado el Compromiso de Toledo de Cultura y Desarrollo y una declaración conjunta entre la EUNIC y el Servicio Europeo de Acción Exterior por la que se acuerda fortalecer la cooperación global para responder a los retos actuales para una mejor cooperación cultural, con un papel intensificado, un enfoque multicultural y dentro de los programas de ayuda y cooperación.

Se proponen también impulsar la diplomacia cultural europea en el ámbito internacional que incluirá la celebración en abril de 2022 de la Semana Cultural Euroamericana.

La vicepresidenta primera del Gobierno, quien ha recordado que ella era la ministra de Cultura cuando en 2005 se firmó la Carta Cultural Iberoamericana, ha advertido de que la cultura se puede utilizar para la confrontación y la comparación y que, habitualmente, quien busca esa comparación se considera superior al resto, un elemento que "está en muchas luchas estériles", pero ha resaltado que la cultura pone en contacto a la sociedad con la diversidad.

Por ello, ha considerado que la cultura no puede estar sometida "ni a comparación ni a juicios, solo puede estar", ya que "no hay una cultura, ya sea individual o colectiva, ni mejor ni peor" que el resto.

En este sentido, ha resaltado que quien trabaja con la cultura tiene entre sus manos "el elemento de la paz" y, por ello, ha incidido en que la diplomacia cultural es "tan importante y valiosa".

Ha opinado que, ante la sociedad actual, la cultura no es solo "estar conectado a la belleza y a la historia", sino que la cultura "son valores", como la igualdad, la fraternidad o la libertad, que "son imbatibles porque nada los puede contradecir".

También ha resaltado el papel de España como puente de unión entre Europa y América Latina y ha afirmado que "hace falta más América Latina aquí y más Europa allí" porque "el mundo no quiere transitar por la vía de la confrontación".

"Hace falta que lo entendamos en estos términos porque si no dejaremos reducida la cultura a parques temáticos, lugares en el tiempo y singularidades llamativas, que no cumplirá su función política, que la tiene", ha aseverado Calvo, quien de este modo ha apelado a la "cultura de la convivencia".

También la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, ha apelado a la convivencia entre culturas y ha afirmado que la cultura es un motor de desarrollo sostenible que puede contribuir a la recuperación de la era poscovid, toda vez que la pandemia ha generado más desigualdad "entre los que ya no eran iguales".

En este sentido, ha alertado de que el coronavirus no solo ha supuesto la pérdida de puestos de trabajo en el ámbito cultural, sino también proyectos nuevos, "nuevas ideas, expresiones y vehículos de reflexión" y, por ello, ha apelado a que la recuperación empiece por el sector de la cultura.

Por su parte, el secretario general del Servicio Europeo de Acción Exterior, Stefano Sannino, ha incidido en que la diplomacia cultural es una gran herramienta para el desarrollo sostenible y para lograr los objetivos de la Agenda 2030, pues la cultura puede ayudar a propiciar los cambios sociales necesarios para alcanzar dichos objetivos.

Asimismo, ha hecho hincapié en el papel de la cultura para crear sociedades inclusivas.

El acto, que también ha contado con la intervención de la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, que ha puesto en valor el papel de la población como "Ciudad de las Tres Culturas" y punto de encuentro entre pueblos, ha sido clausurado por el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha resaltado que "la cultura tiene que ser suma" para "que nadie tenga privilegios, ni amparándose en un color, un partido, una bandera y menos un idioma".