EFEMadrid

Carlos Hipólito vive un momento dulce en su carrera, acaba de ser premiado con la Medalla de Oro de las Bellas Artes, protagoniza la obra de teatro "Rita" junto a la actriz Mapi Sagaseta, y en "Cuéntame", donde durante años ha sido la voz en off de "Carlitos", ahora es el personaje en su edad adulta.

"Fue una gran sorpresa. Cuando recibí la llamada del Ministro me quedé perplejo", dice en una entrevista con Efe en la que confiesa su alegría y "una gratitud enorme. Es un reconocimiento muy bonito", recibir la Medalla de Oro de las Bellas Artes con la que el Ministerio de Cultura distingue a las personas y entidades que hayan destacado en el campo de la creación artística y cultural.

Un galardón que incorpora a su día a día sobre el escenario del Teatro Infanta Isabel, donde el 4 de marzo regresa con "Rita", una obra de Marta Buchaca que invita a la reflexión a partir de una dura premisa: ¿Matarías a alguien a quien quieres?.

Se trata, describe el actor, de una "comedia muy divertida, que como toda buena comedia encierra un drama".

La autora tiene la "gran habilidad de destilar humor sobre algo que no es susceptible de hacerlo", un historia en la que están involucrados dos hermanos que se quieren, se necesitan, se odian, se reprochan y también se perdonan.

Él tiene una perra, Rita, que se llama así en honor a su madre, que tiene el mismo nombre. Ambas están en fase terminal y su hermana le conmina a que no la deje sufrir, a que la sacrifique. Sin embargo, ella no quiere hacer lo mismo con su madre, conectada a un respirador y a partir de ahí surge un debate entre los dos.

"La obra habla de cómo tomar decisiones importantes sobre las personas y los seres que queremos. De la dificultad de despedirnos de los seres que amamos", señala Hipólito, con esa premisa surge el debate sobre una muerte digna, sobre "por qué lo vemos tan claro en un animal y no en las personas", un momento de reflexión en el que los personajes evolucionan.

Carlos Hipólito (Madrid, 1956) señala que la obra está llena de encanto y ternura, no habla de "cómo morir si no de cómo vivir", no defiende la eutanasia, "solo plantea preguntas. Los que están en contra de la eutanasia no se van a sentir atacados, ni los que están a favor reforzados".

No se equipara la situación del ser humano con la de la mascota, aunque los animales de compañía son, para algunas personas un miembro más de la familia que acompaña y ayuda a seguir adelante. "Son circunstancias paralelas, pero no comparables".

La muerte es algo de lo que "no nos gusta hablar, nos resulta lejana, no queremos verla", la sociedad occidental es la única -continúa el actor- en la que nos disfrazamos de jóvenes, "nos quitamos las arrugas y huimos de lo que nos recuerde que en algún momento nos vamos a morir. Estamos mal enseñados".

Asegura que, a pesar de tratar un tema peliagudo el texto plantea situaciones que no producen un bloqueo en el espectador al no abordarse de una manera dura o hiriente.

"Del teatro se sale con un mensaje positivo y un aliento de esperanza", apunta Hipólito, porque los personajes desprenden ternura "son cercanos, se habla de la familia y eso siempre produce empatía".

Una obra en la que comparte protagonismo con Mapi Sagaseta, su mujer desde hace 25 años, un idilio que ya se ha dado en varias ocasiones en el escenario.

"Comprendo que a alguna gente le puede parecer una pesadilla estar juntos en casa y en el escenario, pero está siendo un placer enorme. Nos embarcamos en esta obra porque lo pasamos muy bien", asegura el actor, que recuerda que se formaron en la misma escuela de interpretación, y el hecho de compartir el trabajo y comentar cómo ha salido la función les hace estar más unidos.

"Nos compenetramos muy bien y nos respetamos mucho", añade, y reseña el placer que ha supuesto trabajar con el director Lautaro Perotti con un concepto de teatro semejante al suyo, que huye del artificio.

Carlos Hipólito forma parte de la serie "Cuéntame" desde sus inicios, poniendo solo voz al relato de "Carlitos", que esta temporada ha pasado a interpretar en su edad adulta.

"Para mi ha sido muy interesante poder poner cara y cuerpo a un personaje que llevo interpretando 20 años", señala Carlos Hipólito satisfecho de haber cerrado un círculo.

Inmaculada Tapia