EFESevilla

La Casa de Medina Sidonia fue "un Estado dentro del Estado" y su archivo, en el palacio ducal de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), atesora una colección de casi medio millar de mapas y planos manuscritos que supone una historia en imágenes de cinco siglos, conservada gracias al celo protector de esta casa ducal y a la duquesa Luisa Isabel Álvarez de Toledo (1936-2008).

Este casi medio millar de imágenes, pertenecientes a un archivo histórico que por sus seis millones de documentos es uno de los principales archivos privados europeos, hacen referencia directa a seis provincias andaluzas -principalmente Cádiz, Huelva y Almería- y son una fuente básica para conocer la historia de España.

También son primordiales para conocer la historia de espacios como la desembocadura del Guadalquivir y los terrenos que integran el actual Parque Nacional de Doñana y para saber "cómo se ha construido Andalucía", según los editores de la "Guía temática" titulada "Mapas, planos y dibujos" del Archivo General Fundación Casa Medina Sidonia", que ha publicado la Consejería de Fomento de la Junta de Andalucía.

La obra, editada en gran formato con 350 páginas, reproduce en color estos documentos, acompañados de un estudio de Nicolás Ramírez Moreno y Fernando Olmedo Granados.

Muchos de estos documentos, con el paso del tiempo, han ido cobrando valor estético y pueden ser tan curiosos como la lámina de papel del años 1766 que muestra un dibujo original de la bahía en la que se instalaba la almadraba de San Juan de los Terreros (en el Reino de Granada) y que, con tonos azules y verdosos, muestra la entrada de un banco de atunes junto a la costa, o la que datada veinte años antes reproduce la actividad de la almadraba de Zahara (Cádiz).

Todos reflejan cómo fueron territorios, cortijos, graneros, molinos, iglesias, conventos, castillos y palacios, así como construcciones más humildes como las casas de los guardas del Coto de Doñana, las posadas y los mesones que al paso de los siglos han ido confirmando una "topografía humana que se esconde tras la estética de las imágenes".

La directora de la Fundación Casa Medina Sidonia, Liliane Dahlmann, señala en la introducción de la obra que estos documentos dejan constancia de las nuevas poblaciones debidas la política de la Ilustración, de los estados atlánticos de la casa de Medina Sidonia y de las poblaciones del antiguo marquesado de los Vélez, además de sobre las salinas, las dehesas, las bodegas y por tanto de la historia social, económica y urbanística desde el siglo XVI al XX.

Muchas de estas construcciones han desaparecido físicamente o han sido transformadas en gran medida, por lo que solo queda el registro documental de lo que fueron.

Los editores de la obra han destacado "el cuidado y la mentalidad avanzada, acorde con los desarrollos de la Ilustración, que pusieron en promocionar sus posesiones, a la vez que la fortuna propia" los sucesivos duques de Medina Sidonia, quienes contrataron a dibujantes, cartógrafos, arquitectos que "produjeron materiales y testimonios gráficos de un valor insustituible, sobre territorios, lugares, palacios, edificios públicos,..."

Este legado documental está a disposición de la consulta pública, de investigadores e historiadores, algo que se debe, según destaca Liliane Dahlmann, al tesón y a la labor de catalogación de la duquesa Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, quien consagró buena parte de su vida a esa labor y a la restauración del Palacio de Medina Sidonia en Sanlúcar de Barrameda, sede del archivo.

Por Alfredo Valenzuela