EFEMadrid

El Congreso de los Diputados ha dado luz verde a instar al Gobierno, y específicamente al Ministerio de Cultura y Deportes, a reconocer "el valor artístico editorial del cómic y el tebeo en España", con medidas como la "plena incorporación" del cómic a sus políticas del libro.

La Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados, a propuesta del grupo parlamentario socialista, ha aprobado por unanimidad hoy esta proposición no de ley que pide al Gobierno también "estudiar la elaboración del primer Libro Blanco del cómic", e incorporar a este sector en la mesa de trabajo para el desarrollo y seguimiento del Estatuto del Artista.

En su defensa de la propuesta, el diputado socialista Marc Lamuá, gran amante de la historieta, ha dicho que hoy en día el cómic es uno de los "espacios de creación y libertad más relevantes que hay en nuestra cultura".

"Un vehículo -ha añadido- imposible en muchos otros medios culturales actuales. Un arte maduro con una identidad propia que se la confiere, precisamente, el poso de décadas de ser un espacio de expresión libre y reflexión sobre la sociedad".

Por eso, ha pedido que se debe hacer "todo aquello" que esté en sus manos para que el cómic español "esté en el lugar que merece".

"Nuestros Ibáñez, Giménez, Azpiri, Roca, y tantos otros, nada tienen que envidiar a ninguno de los grandes nombres del cómic americano o franco-belga. Son grandes prodigios del arte del cómic. Y su reconocimiento tiene que partir de España, de la cultura española", ha matizado.

Una iniciativa -aprobada por unanimidad en sus términos- con la que, según ha declarado el diputado de Ciudadanos Guillermo Díez, no se "dignifica al cómic", sino con la que se "dignifica a todos".

Durante el desarrollo de esta comisión también se han sacado adelante otras propuestyas como la de apoyar la conmemoración del 50 aniversario del fallecimiento del escritor Max Aub; la de celebrar la conmemoración del centenario del desastre de Annual y el reconocimiento y homenaje al Regimiento Alcántara o la relativa a desarrollar un Plan nacional de impulso al Arte Sacro en España.

También se ha dado luz verde a otras iniciativas como la de incluir las lenguas propias reconocidas en los estatutos de autonomía en aquellas convocatorias públicas estatales de ayudas, subvenciones o premios que estén destinadas a trabajos que empleen las distintas lenguas del Estado; y la de facilitar la conservación del patrimonio cultural e industrial automovilístico.

Asimismo, se ha aprobado una proposición para apoyar la inclusión de la Catedral de Santa María de Regla de León, la Real Colegiata Basílica de San Isidoro, el edificio del antiguo convento de San Marcos, la casa-palacio de Botines de Gaudí y las murallas, en la Lista Indicativa Española.