El ministro de Cultura, Miquel Iceta, ha anunciado hoy que su departamento estudia flexibilizar el plazo de las ayudas europeas (PERTE) para el sector de las artes escénicas y la música por el colapso de su tramitación en el INAEM (Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música).

Iceta, que ha comparecido para dar cuenta de los avances en el Estatuto del Artista, ha asegurado que los retrasos en la resolución de las ayudas se deben a la falta de personal para tramitarlas.

Esta falta de personal comenzó en 2017 por la falta de convocatoria de empleo público de ese año y sucesivas, y se agravó con la pandemia, ha explicado.

Según ha señalado a El Confidencial la Federación Estatal de Compañías y Empresas de Danza (FECED), a la convocatoria se presentaron un total de 1.800 entidades, de ellas unas 300 de danza.

Los fondos del Plan Español de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PERTE) correspondiente al sector de las artes escénicas y la música -cerca de 18 millones de euros- están destinados sobre todo a la compra de material -vehículos de transporte de tipo híbrido o material informático- o a la contratación de personal.

La fecha de resolución está fijada de la convocatoria para el 28 de junio, sin embargo el INAEM ha trasladado a varios de los presentados que probablemente no estará resuelta para entonces porque no hay personal suficiente para tramitarlas.

La resolución se podría retrasar hasta septiembre, según FECED. En ese caso, las entidades tendrían que adelantar el dinero de las subvenciones sin saber si finalmente les concederán la resolución.

Esto podría generar que muchas de las compañías y proyectos presentados finalmente no decidieran seguir adelante por la falta de seguridad y parte del dinero se perdiera.

Cultura trabaja para solucionar la situación, según ha asegurado el ministro, que ha agradecido "el esfuerzo de tantos funcionarios y funcionarias que se han visto obligados a compensar la ausencia de personal" y han hecho frente a la sobrecarga de trabajo.