EFEHuelva

El diestro extremeño Miguel Ángel Perera consiguió la cumbre de la feria contribuyendo al indulto de un bravo toro de Juan Pedro Domecq, durante el último festejo de las Colombinas de Huelva celebrado hoy y en el que también triunfaron Roca Rey y David de Miranda.

Con el toro que abrió plaza, templado y con clase, comenzó Perera con verónicas cadenciosas, toreando tan despaciosamente como nunca se le había visto en esta plaza y, aunque el de Juan Pedro fue algo a menos, pudo instrumentar una faena de buen trazo, mimando las embestidas, para cortar finalmente una oreja.

El cuarto, "Vitoreado", fue un toro noble y que se empleó poco en los primeros tercios, con un puyazo prácticamente inexistente. En cambio, se desplazó tras la muleta con clase y profundidad, como una máquina de embestir con entrega infinita, para que Perera lo cuajara por los dos pitones en el toreo fundamental, toreándolo a placer.

El público solicitó de forma mayoritaria el indulto del astado, que el presidente tuvo que atender, pero, aunque tuvo las virtudes requeridas en el toreo moderno, le faltó bravura hasta que llegó a la muleta.

Manso encastado fue el segundo de la tarde, con querencia a chiqueros, y aún así Roca Rey le abrió faena de manera vibrante con las dos rodillas en tierra y una serie por el pitón derecho ligada y emotiva por las fuertes embestidas del toro.

A partir de ahí, la lidia se planteó en terrenos de cercanías, con la rotundidad del peruano, que vio toro en todos los tercios y la remató con una estocada arriba y un golpe de descabello para cortar dos orejas generosas.

El quinto embistió con largura y casta a la muleta de Roca Rey, que se acopló mejor por el lado izquierdo, con naturales meritorios, hasta que el toro fue ganando brusquedad antes de matarlo de una estocada corta de efecto fulminante.

A David de Miranda le correspondió un jabonero de menor presencia que sus hermanos y que salió ya templado y favoreciendo un buen toreo a la verónica del onubense. El incio por arrucinas cambiadas fue el único momento lucido de la faena pues el toro se paró pronto y obligó a De Miranda a un arrimón en el epílogo

El sexto fue el de mayor presencia de la corrida y tuvo un comportamiento serio en todos los tercios. No se acopló el torero local ante sus dificultades, esa falta de entrega y celo, pero se afanó en una faena meritoria y con mucha disposición. Paseó un trofeo de ambos.

---------------------

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Juan Pedro Domecq, correctos de presentación, nobles y de buen juego en líneas generales, aunque sin rematar en los finales. Sobresalió el cuarto, número 28, "Vitoreado" de nombre, que fue indultado.

Miguel Ángel Perera: oreja y dos orejas simbólicas.

Roca Rey: dos orejas y ovación tras leve petición de oreja.

David de Miranda: oreja y oreja.

Saludaron en banderillas Javier Ambel, Fernando Herrera y Curro Javier.

Tercera corrida de Colombinas, con lleno de "no hay billetes" dentro del aforo permitido.