EFEMálaga

Daniel Calparsoro ha presentado hoy en el Festival de Málaga "Hasta el cielo", un thriller que explica en su título a dónde quiere llegar su protagonista, un joven que, como muchos otros que viven en el extrarradio, "vive de espaldas a las oportunidades".

"Hay un ascensor social que no llega a sus pisos, pero hay gente con muchísimo talento, arriba, abajo y en cualquier lugar. Trabajadores, brillantes, como Amancio Ortega -considera Calparsoro en una entrevista con Efe- que haciendo batas construye un imperio, y otros que no tienen nada, más que el talento".

Las herramientas del personaje que interpreta el malagueño Miguel Herrán "son las del crimen, y él aspira a llegar a lo más alto", aunque es diferente al "quinqui" americano, aclara Calparsoro, "porque se cuida, no es drogadicto, ni asesino pero por cuestiones pragmáticas", por eso, van al límite con la ley y sus propios abogados.

Todo eso está en este thriller frenético, de coches caros y vida fácil, siempre al límite, pero también una historia "no de amor", especifican a Efe los premios Goya por "Carmen y Lola", Carolina Yuste y por "A cambio de nada", Miguel Herrán, Estrella y Ángel.

"Tienen una relación poco convencional, porque dentro de que cada uno sabe dónde está y qué es lo que tiene que hacer, están muy enganchados", comenta Yuste con Efe, mientras Herrán asiente.

"A ella le pasa, como a todos los que conocemos mucho los barrios, que es que los odiamos pero estamos muy orgullosos de ellos, y por un lado quiere irse, poner su peluquería, pero también hubiera querido que él no le mintiera".

"Ángel es un hijoputa", resume Herrán, quien confiesa que le ha costado mucho "no juzgarle y entenderle, porque hay reacciones que son muy 'heavis', como la manera que tiene de tratar a sus mujeres, que yo no las veo, no son cosas afines a mi".

Su personaje quiere dejar de ser "hormiga" -como cree que les ven los ricos que viven en el barrio de enfrente al suyo, en los lujosos bloques del horizonte madrileño-, una de las brillantes metáforas de esta película de acción, en la que el objeto con el que se trafica son coches de lujo inalcanzables salvo para una minoría.

Son aluniceros, pero Ángel da un paso más.

Calparsoro, que ya estuvo en Málaga con "Combustión" (2013), considera que lo más importante para un director es "estar conectado con la realidad contemporánea".

"Si solo haces cine de autor, estás más liberado de ataduras temporales, pero yo estoy ligado al cine de género, y para que sea efectivo tienes que estar en el momento".

En este caso, cuenta a Efe que empezó a maquinar la película en 2013, pero "se le cruzó" "Cien años de perdón" (2016), aunque lo bueno es que trabajó con el guionista Jorge Guerricaechevarría, que ha dado forma a las ideas que rondaban su cabeza.

"Hasta el cielo" está basada en hechos reales, comenta, pero "es una historia sobre la ambición y el precio que hay que pagar por tener lo que uno quiere en la vida si tienes la determinación de no parar ante nada para conseguirlo".

Entiende que ha evolucionado y aprendido mucho en los 25 años que le separan de "Salto al vacío", sobre todo, porque ha ganado "oficio": "Aquella salió como salió porque no tuve medios, nada, y eso me obligó a dar vueltas a la cabeza para lograr una cosa específica. Aquí he tenido medios", resume.

Yuste viene con su mascarilla en defensa de la sanidad pública; Herrán lleva la del festival, diseñada por Javier Calleja. Herrán critica que, de todos los barrios donde han rodado, el peor trato lo han recibido en los "caros", y se enciende cuando habla de las diferencias sociales.

A la asistente social que ayuda a Carmen y Lola le encantan "el ritmo, la verdad y la música" de la película de Calparsoro: "la gente va a flipar con los chavales".

Se refiere al debut cinematográfico artistas del rap, referentes actuales, como Ayax, Dollar Selmouni, Jarfaiter, Ramseys, Carlytos Vela o Rukeli y de la banda sonora compuesta por Carlos Jean, donde se combinan ritmos electrónicos y urbanos con temas de C.Tangana o DJ Nano.