EFEHuelva

El diestro Daniel Luque fue el triunfador numérico del decepcionante debut ganadero de Torrestrella con el que se inauguraron hoy las Colombinas de Huelva, en una tarde en la que Morante de la Puebla sumó también un trofeo, mientras que el tercer sevillano de la terna, Juan Ortega, se fue de vacío.

El primero de Morante fue un toro noble pero falto de poder. El torero de La Puebla del Río realizó una faena pulcra, de oficio, con mejor acople por el pitón derecho, por donde pudo arrancar muletazos meritorios aunque sin excesivo lucimiento. Una estocada trasera y desprendida refrendó aquello, premiada por el público con una oreja.

No tuvo suerte con su segundo oponente, un toro que no empleó nunca, sin celo ni humillación. Solo pudo Morante justificar su magnífico momento en una faena afanosa, fundamentada en el pitón izquierdo. Lo mató de buena estocada, escuchando una ovación del respetable.

Manso fue el segundo, primero de Daniel Luque, que se lució en un quite por ajustadas chicuelinas. Siempre apretó el de Torrestrella hacia los adentros, manso, y en la muleta aguanto dos series por el derecho, con embestidas enclasadas pero carentes de emoción, lejos de las virtudes de un toro bravo.

Poco más tuvo la faena más allá de la disposición del torero, que refrendó la faena con una estocada de efecto fulminante y que fue premiada con una oreja generosa por parte del público onubense.

El quinto llegó a la muleta muy mermado. Luque le "arrancó" la oreja a base de disposición, conduciendo con temple las medias embestidas del animal antes de rematar la faena con las "luquesinas" marca de la casa, refrendando su actuación con media estocada en buen sitio y descabello.

Inédito resultó Juan Ortega en el tercero de la tarde, un sobrero de preciosa hechura y pelaje, de mayor presencia que el resto de sus hermanos de camada. Vacío resultó el toro, que se quedó corto y repuso, sin entrega, siendo silenciado el trasteo del debutante en el coso de la Merced.

El sexto derrochó sosería, sin profundidad en sus embestidas ni humillación. Detalles sin rematar de Juan Ortega, que pasó prácticamente inédito por el coso mercedario.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Torrestrella, justos de presentación, nobles, descastados, faltos de fuerza y de pobre juego en líneas generales.

Morante de la Puebla, de verde hoja y oro: estocada (oreja); estocada (ovación).

Daniel Luque, de tabaco y oro: estocada (oreja); media y descabello (oreja).

Juan Ortega, de verde botella y azabache: dos pinchazos y estocada (silencio); estocada (silencio).

En cuadrillas, Raúl Caricol y Andrés Revuelta saludaron montera en mano tras banderillear al segundo y al tercero, respectivamente.

La plaza rozó el lleno en los tendidos con las restricciones propias de la Covid-19 en tarde de agradable temperatura.